Entradas

“La nube negra” de Fred Hoyle

Imagen
  La verdad es que algunas búsquedas en Internet no dejan a Fred Hoyle muy favorecido. No pareció tomarse con mucho espíritu científico las evidencias en contra de la teoría del universo estacionario. Pero eso no tiene nada que ver con la calidad de sus trabajo profesional, o de aficionado, en este caso. Tengo mono de ciencia ficción dura y es lo que cabría esperar de un científico. Había leído hablar muy bien de la “La nube negra” en algún blog y Miquel Barceló parece que la consideraba un clásico indiscutible. “La nube negra”, novela que, curiosamente, transcurre durante los años sesenta, cuenta la aparición de una densa nube de gas en el sistema solar, en movimiento, dirigiéndose hacia el sol. La nube es lo suficientemente densa como para que, de interponerse entre la luz del sol y la Tierra la congelaría por completo, mientras que si refleja la luz del sol la achicharraría. Lo primero que me llama la atención de este libro, es la traducción, por lo mala que es. Hay ocasiones en que

“Babel” de Daniel Mares

Imagen
  Ya han pasado más de 7 años desde la publicación de “Babel” en Amazon y, por lo que yo sé, Daniel Mares no ha vuelto a publicar nada desde entonces. Una lástima, porque le considero uno de los autores de ciencia ficción españoles más adictivos y originales. “Babel” es engañosa, por lo retorcido y caótico de su estructura, cuando, en el fondo, la historia que se nos cuenta es bastante sencilla. La novela finge ser las memorias que escribe Ángel un escritor de misterio y terror después de ser liberado de la cárcel, en donde cumplió condena por varios asesinatos cuyo horror no conoceremos íntegro hasta el final. Una noche, Ángel se emborracha con sus dos amigos de toda la vida y cada uno de ellos confiesa su secreto más profundo y terrible. Al día siguiente, sólo Ángel recuerda esas confesiones, cuya realidad parece confusa. Ese será el comienzo de su particular descenso a los infiernos, durante el cual tendrá que hacer frente a todos los esqueletos enjaulados en armarios por su familia

“Behemoth” de Scott Westerfeld

Imagen
Segunda parte de la saga juvenil de historia alternativa de Scott Westerfeld. En esta ocasión, sus protagonistas llegan a Turquía en el marco de la misión diplomática que estaba desempeñando la Leviathan. Deryn y Alek acabarán viéndose involucrados en un intento revolucionario de derrocar al sultán. Ingenuo de mí, tratándose de el segundo ejemplar de una trilogía, yo me temía una lectura muy dependiente del primer volumen, con un clímax alargado que terminara bruscamente, dejándome con la miel en los labios hasta que leyera el tercero. El síndrome del segundo libro lo llaman. En lugar de ello, me he encontrado con una aventura muy entretenida, eso es cierto, al final de la cual prácticamente nada ha cambiado para los personajes principales y, me temo, muy poco para la situación global. El síndrome del libro de relleno. Como ya digo, sigue siendo muy entretenido, está lleno de cinematográficas escenas de acción, tal vez incluso demasiadas, a veces parece que Deryn y Alek no pueden ni ir

“Sueños nuevos por viejos” de Mike Resnick

Imagen
Uno de los agravios imaginarios de los que culpo al pobre Miquel Barceló, fue hacerme leer “Santiago: un mito del futuro”. Aunque por lo menos, es corto, desde ese momento le puse una X a su autor. Sin embargo, desde que leí el relato “Regreso a casa” en la antología “A la deriva en el mar de lluvias y otros relatos” tengo hambre de relatos de Mike Resnick. “Kirinyaga” satisfizo ese anhelo durante un tiempo, pero también lo acrecentó. Por eso, cuando por fin he encontrado esta antología, me he apresurado a devorarla, adelantando a otras de Ken o Cixin Liu. (¿Que significará mi tendencia a retrasar continuamente la lectura de nuevas obras publicadas en España de Cixin Liu?) Me gustaría decir que ha sido un sueño hecho realidad, pero no. Hay mucho relatos incluidos en “Sueños nuevos por viejos”. Un buen puñado de ellos son buenísimos, quizá obras maestras. Otros son más flojos y los hay rematadamente malos. El estilo es siempre más o menos el mismo. Eminentemente narrativo y centrado en

“Marco Polo I: La caravana de Venecia” por Muriel Romana

Imagen
Siempre he tenido la sensación de que el personaje de Marco Polo ha sido poco explotado en la literatura. Si, las referencias son múltiples, pero, que yo sepa, sólo había protagonizado una novela anteriormente “El viajero” de Gary Jennings, novela muy, muy, muy laaaargaaa, en ocasiones divertida y hasta excelente, pero, por lo general, bastante pesada y no lo digo sólo por el número de hojas. Y aún así, me parece poco. Quiero decir, el personaje real hizo un viaje tremendamente largo, se integró en una cultura que por fuerza debía de resultarle más alienígena que la del planeta Vulcano y aparentemente, con éxito y luego volvió para contar lo que había presenciado, aunque nadie piensa que su “Libro de las maravillas” sea completamente verídico. Vamos, que es carne de novela de aventuras y no me parece que su potencial haya sido explotado por completo. Muriel Romana es aparentemente una escritora francesa que sólo tiene publicado en español una trilogía de novelas sobre Marco Polo, de l

“Laberinto de muerte” de Philip K. Dick

Imagen
Parece mentira, la de tiempo que llevo escribiendo este blog y nunca he escrito una reseña de Philip K. Dick, el autor más adaptado al cine y la televisión de la historia de la ciencia ficción, por más que las adaptaciones suelen coger alguna idea suya y utilizarla como punto de partida de una historia de intriga y acción, en el caso de “Destino oculto” una comedia romántica, con las notables excepciones de “A scanner darkly” y “Electric Dreams”, de las cuales no he leído los referentes, pero son puro Dick. Para los aficionados a la ciencia ficción, Philip K. Dick es como una enfermedad que hay que pasar. A cada cual le afecta de modo diferente. Algunos salen repelidos al primer contacto, conscientes de que no es lo que buscaban, otros se convierten en consumidores obsesivos de su mercancía durante un periodo largo y luego, hastiados, lo abandonan para siempre y hay a quien la infección le dura toda la vida. Incluso existen partidarios suyos entre aquellos que denigran la ciencia ficci

Miquel Barceló

Imagen
  Ha muerto Miquel Barceló y, en un primer momento, la noticia me ha sentado como un puñetazo en la boca del estómago. Fuera del parecido que tiene con mi hermano en la foto en la que sale haciendo el tonto con una espada láser, no hay motivos personales (en realidad no se parecían en nada, la combinación de calva, gafas, barba y canas engaña mucho). Nunca le conocí en persona, no me muevo absolutamente nada por entre los círculos del fandom y hace ya muchos años que ya no dirigía la colección de Nova ciencia ficción. Tal vez se deba a las decenas de introducciones suyas que debo haberme tragado, no sólo en los libros de mi colección, o las de mis hermanos y bibliotecas, sino que tenía la costumbre de leerme en diagonal, en la Fnac o el corte ingles, las de todos los libros que publicaba, para decidir si me interesaban o no. Ríete de todos los blogs, bitácoras y twiteros que existen hoy en día, si considerase sus introducciones como reseñas, sería el reseñador que más he leído en mi vi