Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

jueves, 18 de marzo de 2010

Primer vuelo, de Chris Claremont


A poco que alguien se haya leído este blog, se habrá dado cuenta de que mis grandes aficiones, que no pasiones, yo no tengo de eso, son los comics y la literatura, sobre todo la ciencia ficción. Así pues, aunque solo fuera por la curiosidad, cuando Dolmen publicó una novela de Chris Claremont de ciencia ficcion, era inevitable que acabara comprandomela.

Para quien no lo sepa, en este cyberespacio en el que abunda tanto friki, Chris Claremont es un veterano guionista de comics inglés, que por supuesto trabaja para las compañias americanas, y es el principal causante del tremendo éxito de los X men (junto al casi olvidado Len Wein y a su compañero de correrías John Byrne). Sus 16 años en esta colección son la etapa mas larga que un guionista ha estado en una colección mensual. Aunque no es un creador tan personal como sus compatriotas Allan Moore o Nel Gaiman, su influencia en el comic de superheroes actual es inconmensurable, vamos, que no seria igual sin sus X men (si el tiene la culpa, dirán muchos).

¿Y que se encuentra el que se compre el libro?. Pues una novela entretenida, que cuenta la primera misión de una oficial de la NASA (como le gustan las protagonistas femeninas).Transcurre en un futuro cercano, existe la propulsión a velocidad mayor que la luz, pero resulta poco práctica porque el espacio no esta cartografiado y no sabes a donde vas ni donde acabaras, por lo que la exploración hay que hacerla mas despacio de la luz. Sin ser una novela hard, se esfuerza mucho por tratar de que toda la ambientación espacial sea creíble, y hay bastante sentido de la maravilla.

Los personajes pueden ser bastante tópicos, pero hay una caracterización decente de los mismos, y la interacción entre ellos, y los diálogos, marca de la casa, es bastante buena. Algunos personajes de hecho recuerdan a algunos de sus X men, el tipo peligroso, la adolescente a marchas forzadas. Porque a pesar de su edad, la protagonista se comporta aún como una adolescente, y en algunos momentos la novela se acerca a un bienintencionado manual de auto ayuda para la superación de los traumas de la adolescencia. Cosa que también es típica de Claremont.

Los que hayan leído sus comics pueden pensar que Claremont es un plasta, que llena con texto hasta el último rincón de una página. Pues en esta novela, se hecha en falta mas texto, en ocasiones las descripciones son demasiado breves. La pelea final por ejemplo, narrada de un modo totalmente visual, se ve lastrada por que no tenemos mucha idea de como es el lugar en el que ocurre, con lo que las estrategias de los personajes resultan un tanto incomprensibles.

Del argumento no diré mas, a fin de cuentas, el que se lea la contraportada tendrá spoilers de mas de la mitad del libro. El ritmo nunca decae, las peripecias se suceden una detrás de otra, aunque haya momentos para la introspección, el recuerdo y la camaradería, en los que Claremont casi parece un maestro. Y todo ello en apenas 230 paginas.

Podría decirse que es un argumento ligero para una señora novela, que quedaría mejor en comic o como el episodio piloto de una serie de televisión. Puede ser, aunque la verdad, no dista tanto de la saga de Chanur, de Cherryh, vistos los tochos que se gastan hoy día resulta refrescante una obra mas corta. Si la hubiese leído con la edad adecuada, entre los 13 y los 21 diría yo, me habría encantado. A mis años, simplemente me ha entretenido y hecho pasar un buen rato.

A veces pienso que hacen falta obras así para que la gente se aficione a la ciencia ficción, las obras actuales se caracterizan por cantidades ingentes de paja, muchas de las supuestas novelas de aventuras son melodramáticos culebrones encubiertos, y cada vez hay mas en las que los personajes son posthumanos inmortales con conexiones a la red con los que resulta imposible identificarse.

Al que busque un entretenimiento comprensible y directo solo le van quedando las novelas de la guerra de las galaxias, star trek o warhammer 40K y la verdad, no parece la mejor opción.

viernes, 12 de marzo de 2010

"La boca del Nilo" de Leon Arsenal


Novela que fabula las peripecias de una expedición enviada por el emperador Nerón para encontrar las fuentes del Nilo. El hilo conductor de la narración es la rememoración de la expedición que hace Junio Agricola, comerciante que participó en la expedición durante una fiesta, aunque no está narrada en primera persona y frecuentemente se cuenten escenas en las que no está presente.

León Arsenal se curtió en el fandom del fantástico español, publicó relatos de ciencia ficción, terror y fantástico sin etiquetas, y fue el primer ganador del premio minotauro. Actualmente parece haberse hecho un huequito en el mercado literario patrio con sus novelas históricas y sus thrillers. Nada que objetar, personalmente, de hecho encuentro muchas similitudes entre la novela histórica y la ciencia ficción y la rama del fantástico en que se crean mundos. De todos modos lo que cuenta es la calidad del producto en si.

Desde el punto de vista histórico, la novela es impecable, o al menos eso me parece, por la cantidad de datos que se manejan sobre el funcionamiento del ejército romano, la situación política en Egipto y Nubia, el comercio de la época. Arsenal ha hecho muy bien sus deberes, pero se le nota demasiado. Esta información se nos suele ofrecer en escenas en que uno de los personajes, experto en el tema, alecciona a otro que no lo es, es decir, con mucha frecuencia, se nos interrumpe la narración para que se formule una miniconferencia sobre el tema, lo que me parece un error, aunque hay que decir que suelen hacerse amenas, pues son cortas e interesantes.

Se trata de una novela coral, con infinidad de protagonistas. En "Los Soprano", dijeron una vez que todo personaje debe tener su arco argumental, que empiezan en una situación inicial y deben evolucionar hasta una situación final. En la mayoría de los casos, fuera del agotamiento o la muerte, eso no ocurre, los personajes salen exactamente como entraron, y muchos practicamente no tienen vivencia personal. Además, se les caracteriza muy someramente, cuando se les presenta se dan unas líneas sobre su personalidad y eso es todo, no se desarrollan o se profundizan. Por ejemplo, cuando ya se está acercando el final del libro, se nos dice de uno que es un resentido que piensa que no se le ha dado la importancia que merece. En toda la extensión del relato anterior no ha dicho ni hecho nada que nos haga pensar que sea así, y de hecho, no se nos cuenta que llevó a Agricola a formarse esa opinión, se nos suelta sin mas.

De igual modo, la rivalidad entre los jefes de la expedición, Claudio Emiliano y Tito Fabio se nos cuenta, en vez de mostrarse, casi no hay discusiones entre ellos y finalmente, no aporta mucho a la narración.

Esta ha resultado para mi excesivamente pausada y carente de objetivos, se convierte en una sucesión de incidentes, que me recuerda los libros de Julio Verne de mi niñez. Llegaron a tal sitio, descansaron y continuaron viaje. Sufren este ataque, vencen y continúan viaje. Los viajes en la vida real son así, pero no hay auténtica progresión dramática, las cosas no se van poniendo mas emocionantes, no hay un climax... Seguramente porque nunca se ha pretendido que lo haya. De igual modo, la escena de la fiesta que sirve de hilo conductor no termina ni llega a nada, uno esperaba que al final en ella se hiciera una revelación, o alguna reflexión sobre toda la aventura (porque se trata de una novela de aventuras), pero al final solo sirve para plantear una hipotética segunda parte.

Algunas descripciones resultan muy vividas, el ambiente que hay dentro de una tienda del campamento, la propia fiesta que abre la novela, en esos pasajes el autor se muestra como una gran creador de atmósferas y ambientes.

León Arsenal escribe de un modo excesivamente sencillo para mi gusto, que por cierto va por esos derroteros, con lo que no puedo hablar de gozo estético ante su estilo, sin embargo tiene esa indefinible gracia con el lenguaje que hace que las paginas se vayan pasando sin esfuerzo, aunque no se estén narrando hechos emocionantes o conmovedores, y que es un atributo de los grandes escritores que solo se me ocurre definir como "legibilidad", que es mucho mas difícil de conseguir de lo que parece y que creo muy infravalorada.

lunes, 8 de marzo de 2010

The authority World End 2


Llega el segundo tomo de "The Authority", dedicado a su existencia post-apocalíptica. La verdad es que este evento editorial, por llamarlo de algún modo, tiene unos huevos tremendos. Para el que no lo sepa, la jugada consistió en destruir la tierra, básicamente, y colocar a los superheroes de la editorial a escarbar en sus cenizas.

"The Authority" es la colección que me parece mas afectada. De ser un equipo de mega-superhombre-superpoderosos-dioses-en-la-tierra que se enfrentan a amenazas todavía mas poderosas que ellos (a Dios lo mataron en la tercera aventura), sin despeinarse ni perder el buen humor, han pasado ha ser una agrupación de figuras crepusculares, con los miembros mas poderosos desaparecidos y los que quedan con sus poderes tremendamente lastrados.

Dan Abnett y Andy Lanning son un equipo tremendamente prolífico y compenetrado, del que no tengo la menor idea de quien hace que, pero que llevan trabajando juntos mucho tiempo y que recientemente se han vuelto muy populares entre los frikis a raiz de ocuparse de toda la parte cósmica y galáctica del universo marvel. Sin ser unos genios, sus trabajos suelen ser muy entretenidos, ocasionalmente brillante y les justa introducir elementos de ciencia ficción en sus historias. A simon Coleby no le conozco demasiado, la mayor parte de su trabajo lo ha hecho para 2000 AD. No me gusta demasiado, no es bonito, pero claro, esta historia no tiene que serlo. Los ambientes tétricos y oscuros, casi punk, se le dan bien, es correcto narrativamente y parece apañárselas para dibujarlo todo, aunque no se le den muy bien las caras y las expresiones faciales.

Hace ya mucho del anterior tomo, y eso le pesa, puesto que la mayor parte de los argumentos son tramas allí iniciadas. A mi personalmente me costaba acordarme de quienes eran los nuevos personajes y que estaba pasando. En este hay mas acción y los protagonistas empiezan a devolver golpes, pero quizá porque no me acordaba del anterior, o porque paso de Gen 13 y StormWatch, muchas cosas parecian improvisada y brucas y no me ha resultado una lectura muy impactante. En concreto, la parte central, que consiste en una típica pelea, aunque mas que un supervillano en realidad sea un pobre hombre que no puede aceptar lo que ha ocurrido al mundo, me ha resultado bastante insulsa.

El tratamiento de personajes ha bajado un tanto con respecto al anterior y la obra queda así a medio de camino de ninguna parte, ni es un vibrante divertimiento de acción, ni es una dura historia de supervivencia tipo "Battle Star Galactica". En resumen, no está mal, pero no me entusiasma.

Caso aparte merecen las historias de complemento, de las que empiezo a estar hasta las narices. Al menos en uno nos cuentan algo de como vivieron el fin del mundo algunos personajes de la serie, pero las otras resultan del todo irrelevantes. Una cosa es tener una paginita en un comic book mensual, que apenas se nota, pero tener en un caro tomo todas estas páginas de relleno que por lo general no aportan nada y hacen referencia a personajes que no conoces (uno de los cuales sospecho que hasta se lo han inventado para la ocasión) está empezando a fastidiarme mucho.

martes, 2 de marzo de 2010

4 Meses


Que bien,ya van cuatro meses, Noviembre, Diciembre, Enero, Febrero.
Que mal mejor dicho.
Infjobs me dijo que el mes pasado me había inscrito en 190 ofertas de empleo o algo así. Igual bato un record.
Ya he bajado mis pretensiones enconómicas 3.000 euros, el objetivo no es mejorar, ni seguir como estaba, es encontrar algo. Y parece que a las empresas les parece mucho todavía. Dentro de poco me convertiré en un parado de larga duración. Ya casi he gastado la mitad del paro.
Y ni siquiera consigo cursos, hace 3 semanas probé a inscribirme en uno que no me interesaba, para ver como era el proceso de inscripción. No me han llamado, asi que no debí de pasar la prueba de nivel.
Bueno, al menos he perdido 6 kilos en las últimas dos semanas. Claro que cuando te sobran 30, como que no se nota mucho.