Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

sábado, 24 de abril de 2010

"Visión Ciega" de Peter Watts



En su momento se habló mucho de esta novela por la red, y no pude resistirme a comprármela. Hasta ahora no había encontrado un hueco para leerla. Es la primera novela que leo del autor, creo que es la primera que se publica en España, y solo ha escrito cuatro, por el momento.

El balance final me ha parecido muy positivo, aunque sin exagerar. La novela es mas bien corta, lo que se agradece, la densidad de ideas por centímetro cuadrado es alta, (con los tiempos que corren, solo con los vampiros otro autor habría sacado una trilogía, y habría tenido mas éxito. Como lector le agradezco que no lo haya hecho, aunque creo que lo va a guardar para una continuación) tiene buen ritmo y es entretenida. Ahora bien, no sé si se debe a la traducción o a carencias del propio Watts, las descripciones dejan mucho que desear, no he conseguido hacerme una idea clara de como son Big Ben, o Rorschach, creo que cae en el mismo error en que suele caer Gregory Benford, intenta ser artístico cuando debería ser claro.

Creo que fue Robert A. Henlein quien estableció que en una historía de ciencia ficción deben darse las mínimas explicaciones posibles. Bien, simpatizo con la idea, pero creo que disiento, el autor debe buscarse la vida para que las explicaciones no resulten aburridas, pero hay que dar las explicaciones necesarias para que la trama se entienda bien.

Peter Watts parece una persona aficionada a temas científicos que se pasa la vida leyéndolos por aficción y que luego utiliza las ideas que encuentra en sus novelas. Así de Big Ben se nos dá la vaga idea de que es de tres veces el tamaño de Jupiter y que no emite radiación (estoy escribiendo sin repasarlo), y en el apéndice te cita un montón de artículos para que te documentes si quieres, incluyendo por cierto la duda de su existencia, pero sin darte mas datos.

Por supuesto, esta novela no versa sobre enanas marrones, y la historia se entiende perfectamente sin saber mas, de hecho no tiene tanto papel en la trama, pero me quedo con la sensación de que hay algo que no me han contado. También he descubierto, para mi oprobio, que he olvidado mucho de lo que aprendí en el instituto, y que, por ejemplo, no recuerdo que es un baudio. Con personas como yo no me extraña que el mundo vaya como va.

Los personajes me parecen bastante interesantes, y la novela es correcta desde el punto de vista emocional. Su tesis principal, además de muy desagradable, es muuuucho mas interesante. Pero eso sí, no está muy desarrollada, mas bien se limita a plantearla.

En resumen, una novela de ciencia ficción muy interesante, llena de hábiles especulaciones, pero que podría estar mejor artísticamente/estilisticamente hablando.

Otras opiniones:

http://www.escritoenelagua.com/2009/03/13/vision-ciega/
http://fraternidadbabel.blogspot.com/2009/04/guevos-fritos-con-chorizo.html

La luz al final del tunel

Bueno, espero no cagarla, pero sería muy extraño que siga siendo un parado después de este lunes. Han sido nada menos que seis meses, en donde el alivio inicial ha ido convirtiéndose progresivamente en desesperación. 6 meses que me han demostrado lo mucho que se necesita un enemigo para definirnos como persona.

Un buen amigo me dijo que debia de ver este periodo de tiempo como una oportunidad de hacer lo que siempre haya deseado, lo que realmente me interese. Admiro ese punto de vista, de verdad que si, pero en mi caso, creo que lo que mas deseo es irme del trabajo para descansar, y no se puede descansar de lo que no se tiene. Asi que espero poder dejar de farfullar sobre lo fracasado e inutil que me siento, para poder empezar a farfullar sobre lo agobiado que estoy y el poco tiempo que el trabajo me deja.

Espero que este trabajo me dure mas que el anterior (lo cual dado la situación es complicado), y, sobre todo, disfrutarlo mas. Y sobre todo, que no ocurra nada que lo joda el lunes, por favor.

Ignoro si tendré mas o menos tiempo para escribir en este blog, las últimas semanas, las he pasado dando un curso del paro que tendré que abandonar, y entre eso y las entrevistas no tenía tiempo para nada, excepto para bostezar y reflexionar sobre lo cansado que estaba y mis limitaciones como escritor.

En fin, espero cerrar una mala época de mi vida, y no empezar otra peor.

sábado, 10 de abril de 2010

"Los perdedores"



Bueno, tengo mucho comic atrasado que reseñar, y probablemente nunca lo haga, por falta de ganas, vagancia y esas cosas. Pero este creo que se merece un comentario.

Si me has leido con atención, !Oh querido e inexistente lector!, te habrás dado cuenta de que tiendo a valorar mas los entretenimientos que las obras de arte y ensayo. Es bastante comprensible, a fín de cuentas, cuanto mas bajos sean los objetivos, mas fácil es alcanzarlos, y una obra sin pretensiones fallida, resulta mas agradable que un truño pretencioso sin sentido y aburrido a mas no poder.

Todo esto viene a cuento de "Los perdedores", porque se trata de un producto comercial bien hecho, entretenido, espectacular y plenamente disfrutable, como últimamente Holywood no sabe hacerlo.

Andy Diggle es un guionista de acción por antonomasia, que disfruta planificando las escenas de acción, que parecen su principal preocupación. Aún así es capaz de generar una intriga sólida e interesante, un villano impresionante, aunque pierde mucho cuando empieza a enseñar la cara, el personaje femenino del comic mas letal que he visto desde la Elektra de Frank Miller, y de paso, cagarse en la CIA, la política exterior de EE UU, la globalización, y quien sabe cuantas cosas más.

No me entendáis mas, es trasfondo, este es principalmente un comic de tiros y explosiones como Dios manda, pero el trasfondo está allí, y aunque poco profunda, la crítica es innegable.

La historia sigue las andanzas de una unidad de élite de operaciones especiales traicionados por sus superiores y declarados oficialmente muertos, que tratan de encontrar pruebas con las que destapar las pérfidas maniobras en las que se hallan envueltos. Mucha gente ve similitudes con el equipo A. No se que decir, aqui no hay exaltación del mercernario ni cowboys solitarios, los Perdedores matan, aunque procueren evitarlo si se enfrentan al ejército de los estados unidos, y mueren.

En la parte gráfica se encuentran Jock, Colin Wilson y ... me pierdo, en mi edición "digital", no encuentro el nombre del otro dibujante que distingo, aunque su estilo me recuerda al de varios dibujantes españoles. La disparidad de dibujantes le resta méritos a la obra, porque impide que tenga una imagen gráfica clara. Además, todos ellos son dibujantes básicamente féos (Colin Wilson jamás ha dibujado tan bien como cuando imitaba el estilo de Giraud en "El teniente Blueberry". La parte del león, es decir el que mas números dibuja, se la lleva Jock, co-creador de la serie, pilar básico y todas esas cosas. Su estilo tampoco es bonito, pero hay muy buena sinergia con Diggle (repitieron en Green Arrow Year One), y es uno de esos casos en que la suma de los talentos resulta mayor que la suma de sus partes. Sus escenas de acción son magníficas, resulta un gran narrador, buen creador de atmosferas, luces y sombras y esas cosas. Sus personajes no son muy expresivos, de hecho sus diseños están un poco caricaturizados, pero tienen expresiones, y se las apaña para recrear escenarios creibles, y tiene buenos hallazgos visuales.

De todos modos, hay que decir, que la narración en las escenas de acción del dibujante desconocido, es muy similar a las de Jock, y es sumamente eficaz, con lo que resulta dificil repartir los parabienes, tal vez sea el propio Diggle el responsable de que la narrativa visual sea buena o tal vez no.

Las portadas son casi todas excelentes y resultan muy "Tarantinianas" por cierto.

En breve se estrenará la adaptación al cine. Los trailers muestran escenas sacadas directamente del comic. El casting es interesante, la nueva Uhura como Aysha, el comediante como Clay, pero no acabo de ver a la antorcha humana como Jensen (el informático del grupo, un friki y uno de los personajes mas logrados de la serie). Esto supongo que generará un repunte de interés en esta obra, a menos que salga demasiado mal la peli. Creo que Planeta la va a reeditar en un solo megatocho.

¿Que si recomiendo su compra? Joder, no soy un político, pero tampoco me gusta mojarme, el tomo será caro, pesará mucho, y al lector medio de comics, por lo que leo en los comentarios, solo le gustan los comics de superheroes que le devuelven a su infancia pérdida o los mamotretos abtrusos e incomprensibles. No es nada de eso, es diversión y entretenimiento del bueno.

martes, 6 de abril de 2010

"El terror" de Dan Simmons


Novela sorprendentemente larga, que me ha llevado sorprendentemente poco tiempo. El mérito fundamental es de los desplazamientos a larga distancia empleados a acudir a entrevistas de trabajo, la mayoria de las cuales podrían hacerse por teléfono y que además no sirven para encontrar curro.

Para el seguidor que no lo sepa, Dan Simmons es un autor ya veterano, aficionado a documentarse extensamente, y con alergia a las clasificaciones: no soporta que se le considere otra cosa que un escritor, y obviamente no se considera escritor de ciencia ficción, ni de terror, ni de policíaca, aunque sus novelas acaben en la sección de ocultismo.

Stephen King ha dicho de él cosas como "Simmons me estremece" o "Simmons escribe como un angel del infierno. Tengo una gran deuda con él". Bueno, todo bibliófilo sabe ya lo exageradas y simpáticas que son las recomendaciones de Stephen King, y la verdad, que digan que escribes como un violenta motorista tatuado aficionado a las drogas no me parece un gran halago.

Dan Simmons intenta escribir al estilo betsellero-intranscendente habitual, pero es bastante mejor que la media y a veces se sale. Cuando se pone a experimentar y, por motivos narrativos escribe en estilo diferente al acostumbrado, puede llegar a ser increiblemente brillante. Así lo fue en su clásico de la ciencia ficción "Hyperion", en el que cambiaba el estilo y el lenguage para adaptarlo a cada personaje, o en su saga "Ilion-Olympo", en la que los mejores momentos literarios son cuando parodia/homenajea a Homero. De hecho yo desearía que experimentase mas, pero tiene derecho a ganarse la vida.

Una característica que nadie parece resaltar en él, es la meta-literatura, en gran parte de sus novelas se realiza un homenaje a un autor que está presente de algún modo en la trama: Rabindranath Tagore en "La canción de Kali", Mark Twain en "Los fuegos del Eden", Dickens y Wilkie Collins en "La soledad de Dickens", Keats y la ciencia ficción en "Hyperion" y Homero, Shakeaspeare, H. G. Wells y Proust en "Olympo".

No es el caso de esta novela. "El terror" noveliza la expedición en busca del paso del noroeste de Sir John Franklin, una expedición de la que yo no sabía absolutamente nada, pero un vistazo a la wikipedia demuestra que fue un suceso que marcó profundamente a la sociedad de la época, los dos barcos que la componían, el "Erebus" y el "Terror", junto con sus tripulaciones, desaparecieron sin dejar rastro, a pesar de que se consideraba a la expedición muy bien preparada. Se organizaron multitud de expediciones en su búsqueda y eso contribuyó a mitificarla.

Como de costumbre, Simmons ha hecho una labor de documentación portentosa. Aunque no es la fuente de información mas viable, mi vistazo a la "sagrada" wikipedia concluye que ha logrado insertar en la trama cada brizna de información o descubrimiento habido sobre la suerte de los tripulantes. Por desgracia, dicho esfuerzo se nota demasiado. A menudo se nos ofrece información que parece irrelevante, como es el caso de las dificultades de Franklin como gobernador de una colonia penal, que maldita sea lo que aportan al argumento. Además se ha empapado de tal modo de esa divertida jerga marina de la que parecen entusiastas Arturo Perez Reverte y otros, que por ejemplo, una electrizante escena de acción se vuelve incomprensible en medio de tantos flechastes, juanetes, rizas y demás. Mi capacidad espacial una vez mas a vuelto a fallarme, así que aunque casi al comienzo hace una detallada descripción del barco, ante la ausencia de croquis o esquemas, dicha descripción no tardó en difuminarse de mi mente.

De todos modos, hay que reconocer que la mayor parte de la información que se suministra si es relevante para la trama, y resulta muy interesante. Las descripciones del hielo, la noche ártica, las tormentas eléctricas, son escalofriantes.

Para amenizar la novela, se introduce el elemento fantástico de un monstruo que acecha a la expedición. Es la decisión que más criticada ha sido de la novela, aunque no se cuantos se la hubieran comprado sin ella. La verdad es que dá mas miedo el frío y los crujidos del hielo que el propio monstruo. Reíos de las mansiones embrujadas, no creo que haya ambiente mas siniestro y estremecedor que un barco de la marina británica del siglo XIX atrapado en un mar congelado que no para de comprimirlo por todas partes, rodeado de icebergs y seracs y crestas de presión que surgen de improviso, a 50 grados bajo cero, noche eterna, y los crujidos constantes del hielo y la madera, la amenaza cada vez mas palpable del escorbuto....

Tan portentosa es la ambientación que esa es la parte que mas he disfrutado, aunque los personajes no hagan mas que congelarse y desesperarse. Tal vez toda la novela vaya sobre la desesperación. La parte de la huida hacia el sur, por contraste me ha resultado demasiado precipitada, aunque dure sus 300 paginas. Empiezan a caer uno tras otro, aunque siempre ajustándose a los hallazgos encontrados, se deleita de modo harto realista y desagradable con los síntomas del escorbuto, y el final, con episodios de canibalismo y bastante horrible la verdad, dura demasiado poco en comparación. En ese momento empieza un anticlimático ensayo sobre la mitología de los esquimales, que sirve para aclarar todo lo relativo al monstruo y llevar la novela a su final, que aunque demorado había sido anticipado desde bastante antes.

El protagonista principal es Crozier, el capitán del Terror. Aunque no exento de tópicos es el mejor construido, de origen irlandés, menospreciado por la sociedad victoriana y el almirantazgo, resentido, alcohólico, intolerante, como posiblemente fueran todos los oficiales... Es el único en el que parece haber algo de profundidad psicológica, junto con el ayudante de cirujano Goodsir, cuyo pasado no se menciona pero cuya evolución se hace patente a través de su diario (¿Porque utilizará tanto las mayúsculas por cierto?). El resto son mas tópicos, se les presenta una breve nota biográfica y pasamos a otra cosa, aunque no carecen de humanidad.

Literariamente no estamos ante lo mejor ni lo peor que ha hecho Simmons. Los capítulos de Crozier están escritos en presente, mientras que los de los demás personajes están en el tradicional pretérito. Esto los hace mas evocadores, mas inmediatos, que supongo que es el efecto pretendido. La desesperación y el horror de la situación están muy logrados, resultando una novela no completamente redonda, pero casi, y sus problemas son mas de estructura que de fachada, no me convencen algunas de tramas argumentales (El homenaje a "La mascara de la muerte roja", me resulta poco creíble, la videncia de Crozier introducida para explicar las expediciones de rescate, fundamentalmente, aparece demasiado bruscamente, y yo al menos no tengo ni idea de quienes son los personajes con los que sueña, ni porque eran tan importantes las niñas aficionadas al espiritismo), ni por supuesto el larguísimo epílogo final, que en mi opinión, empieza mucho antes de que aparezca la palabra "Epílogo".

Here I go Again

... como decía Coverdale. Una serie de problemas técnicos con mi ordenador me han mantenido alejado de este blog, eso y la pereza y la falta de objetivos. Tengo pendiente el post autocompasivo sobre que ya llevo 5 meses en el paro, pero es complicado idear algo nuevo que decir sobre la misma y deseperada situación, aunque la oportunidad de volcar mis exabruptos autocompasivos sea la causa última de este blog. Para los que me conocen personalmente diré que hoy empiezo un curso de analista funcional que no creo que me vaya a servir para encontrar empleo, aunque al menos me dará cierta satisfacción psicológica de creer que estoy haciendo algo. La extracción de mi última muela del juicio fue extremadamente larga y dolorosa y me ha dejado un labio digno de un boxeador. Vuelvo a aporrear las teclas.