Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

domingo, 29 de abril de 2012

"Los jugadores de No-A" A.E. Van Vogt



He dejado pasar un tiempo mas largo desde la última novela que leí de Van Vogt, porque, la verdad sea dicha, ya estaba algo cansado. Dinámico, mejor que muchos modernos, también mas esquemático, delirante, propenso a sacar conejos de sombrero, Van Vogt es un autor del que se podría disfrutar mucho durante la adolescencia, pero que ya resulta poco adecuado para tipos talluditos como yo. Quitando que sus héroes siempre están en posesión de la verdad absoluta, miren por encima del hombro a los demás mortales y les encante recurrir al lavado de cerebro o la hipnosis.

En fin, Gilbert Gosseyn regresa en esta novela. Tenida por peor que la anterior aunque legible, yo es que no se que le ven a la anterior, tampoco es lo mejor de Van Vogt, ni se que tiene de rompedora. Recordemos que el sistema solar estuvo a punto de sucumbir ante la invasión de un imperio galáctico. En esta novela, el campo de batalla se amplía a la galaxia. Aparecen pueblos que predicen el futuro, misteriosos cultos religiosos, manipuladores en la sombra, y Gilbert Gosseyn cambia de cuerpo cada vez que se teletransporta (mas o menos), lo que es un recurso narrativo interesante, cuyas facilidades para la comedia se desaprovechan. Por el camino se habla mucho de similarizar, de veinte decimales, aparece ciencia de lo mas absurdo, tecnocháchara sin sentido, uno de los personajes de la novela anterior sufre una transformación sin sentido, Gilbert Gosseyn inventa cachivaches útiles cuando es necesario, hay buen ritmo, las peripecia se suceden a toda pastilla y, al final, como casi siempre, Van Vogt consigue algo parecido a darle sentido a la historia.

¿Que puedo decir sin repetirme? Un disparate bastante entretenido.

sábado, 21 de abril de 2012

"Narrenturm" de Andrzej Sapkowski



Indeciso. Así me siento ante la nueva obra del genial Sapkowsky.
Por un lado, es muy entretenida, tiene momentos tronchantes y divertidos, los dialogos son cojonudos, los personajes muy buenos, la ambientación y la documentación de lo mas exahustiva, desborda "contenido", hay todo tipo de reflexiones de lo mas interesante y variado.
Pero.....
Bueno, ya al fina de la saga de Geralt de Rivia, empezó a parecerme que el autor se enrollaba en cualquier vericueto del argumento, daba todos los rodeos que se le ocurrían, recurría a cualquier añagaza para que durara mas. O simplemente estaba enamorado de su prosa. No me entiendan mal, no estaba tan mal, porque Sapkowsky es muy buen autor, y sus problemas de dispersión nunca resultan aburridos, de hecho te lo pasas bien con ellos. Es solo que estas deseando que esto avance un poco mas.
En "Narretun", me ha pasado algo parecido. La novela está bien, cumple a rajtabla el sagrado mandamiento de John Ford ("No aburrirás"), y en el fondo, eso es lo principal que hay que pedirle. Pero al final de la novela, y es una novela muy larga, estamos casi igual que al principio.

Recapitulemos, Rienmar de Bieleau, joven estudiante con conocimientos de medicina y magia, huye de los parientes del marido de su amante después de ser pillado "in fraganti", perseguido también por unos tipos misteriosos que dicen "Adsumus", que pueden convertirse en pajaros, y cuyos objetivos son muy misteriosos y parecen involucrados en el asesinato de su hermano.

Finalizado el libro, seguimos sin saber nada de esos tipos misteriosos, aparte de que están en el bando contrario de los Husitas, quienes son, porque le buscan, ni porque mataron a su hermano. De hecho, al final apenas ha cambiado. Además, el polaco recae en uno de sus viejos defectos, hay tal proliferación de personajes que algunos resultan muy díficiles de recordar, sobre todo porque no pintan nada en la trama, aunque tengo el oscuro presentemiento de que en alguno de los dos libros por venir reaparecerán y será como si nunca les hubiéramos perdido de vista.

También tengo la sensación de que aquí le ha perdido la ambición. Me huelo que algunos de los personajes, que parecen históricos, aparecen solo porque tuvieron su importancia en acontecimientos históricos, y Sapkowsky se ha propuesto plasmar una inmensa instantanea de la de época, en particular de las últimas cruzadas contras los Husitas, a los que por cierto ignoraba hasta leer el libro, indagando en todos los estamentos sociales, sus creencias y preocupaciones, el inminente impacto de los cambios que están a punto de producirse, mas algunas cosas mas, como el proceso de maduración, la forja de la personalidad y tal. De ahí su inmensa extensión, y que no podrá ser valorada justamente hasta la lectura de los tres ejemplares, cuando quiera que se publiquen. !!Ahrg!!

Además, Reynevan puede cansarnos de puro inocentón y tontillo (dolencias que supongo subsanará el paso del tiempo), y no puede compararse con el inmenso carisma de sus compañeros de penalidades, que no tardan en ganarse el corazón del público.

Llegados a este punto, ¿como calificarlo? Está muy bien, pero ojala ocurrieran mas cosas relevantes.