Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

sábado, 27 de febrero de 2010

"El prefecto" de Alastair Reynolds


Última novela hasta la fecha ubicada en el universo de "Espacio Revelación". A pesar de lo que pueda decir la engañosa publicidad, esta novela no es la culminación de la serie, que ya acabó de modo bastante insatisfactorio en "El abismo de la redención", sino una precuela, que transcurre muchos años antes.

La novela transcurre en "El anillo brillante", un conjunto heterogeneo de habitats orbitales que circundan el planeta Yellowstone. Aunque cada habitat tiene sus propias leyes, cultura y sociedad, todos están englobados dentro de una estructura política democrática, en la que cada ciudadano tiene derecho a voto. Los prefectos son una fuerza policial cuya cometido es, en principio, prevenir el fraude electoral y asegurar la legitimidad del proceso democrático.

Cuando un habitat entero es destruido (junto con las vidas de novecientas personas), el prefecto Tom Dreyfus se embarca en una investigación que acabará desembocando en un golpe de estado y una amenaza a todos los ciudadanos del anillo brillante.

Se trata pues, de un thriller de conspiraciones y acción en el espacio. Alastair Reynolds comentaba cuando se publicó la novela en su pais de origen que era como "24 en el espacio". Hombre, en comparación con Jack Bauer, Dreyfus es un bendito al que la sola idea de la tortura le pone enfermo, pero por lo demás la comparación es bastante acertada. Tanto en la serie como en esta novela los protagonistas se enfrentan a una crisis catastrófica que les cae encima, y pronto requiere la participación de todos los organismos públicos, hay traidores entre sus filas, se las ven con conflictos morales y decisiones difíciles, en algún momento se ven perseguidos por sus compañeros..

La obra nace pues con vocación de entretenimiento, y en ese sentido consigue lo que busca y es practicamente redonda. Uno de los problemas principales de Renolds como escritor siempre me ha parecido que era el dominio de trama y subtrama. Sus obras están estructuradas como dos o mas lineas argumentales que convergen, pero no acaba de cogerle el truco. Tiene tendencia por ejemplo, a dedicar muchas páginas al subargumento de un personaje al principio del libro, que luego desaparece de la vista o se revela poco importante. O a tardar mucho tiempo en desvelar que es lo que relaciona unas tramas con otras, con lo que la novela parece carecer de objetivo.

En "El prefecto", por fin ha solucionado ese problema, los principales personajes se presentan a partir de su intervención en una operación policial y sus consecuencias, y todas las subtramas tienen la importancia que se merecen. Quizá vaya demasiado rápido, sin embargo, por ejemplo, se limita a contarnos las obsesiones de Dreyfus en una escena, pero no vuelva a hablar de ellas, ni nos muestra como influyen en su personalidad, por lo que, cuando se descubren sus causas, la revelación resulta menos impactante de lo que debiera, parece algo improvisado, cuando está claro que no lo es. El periplo de Thalia Ng por los cuatro habitats que visita es demasiado largo, podría haber ido directamente al último y contarnos por encima las otras visitas.

El oficio de escritor tiene algunas decisiones que siempre son cuestionables. Por ejemplo, ¿que es mejor?¿recalcar de alguna manera un detalle nimio que luego tendrá mucha importancia en la historia o contarlo sin ningún interés relevante para que luego el lector se lleve una sopresa?. Reynolds ha optado por lo segundo, con el consiguiente despiste, cuando el lector descubre que aquello a lo que no prestó mucha atencion resulta muy importante, y no recuerda como era exactamente. O tal vez me voy haciendo viejo.

En concreto me pasó con los personajes que componen la delegación de Aubusson, que tras dos visitas anteriores no pillé que iban a tener importancia, y con la descripción de determinado edificio, de diseño francamente singular, que luego resulta muy importante. Diseño que no acabé de entender bien, no sé si debido a que no se explica bien o a que las deficiencias de traducción donde mas se notan es en las descripciones.

Situaciones que requieren una mayor explicación, la prefecto suprema Aumonier o el Relojero, luego son efectivamente explicadas, pero se presentan al modo cienciaficcionero tipo "la puerta se dilató", tal vez es para crear intriga, cosa que funciona, o tal vez no. Como en el caso de la "pared de trajes", una fantasmada realmente divertida, a veces, en vez de esclusa, tienen una pared de nanobots que tejen un traje espacial a tu alrededor a la velocidad en que la atraviesas, pero yo me pase media novela imaginandome una cuerda de la ropa con trajes colgando que tenían en medio por algún motivo. Además como ya lleva muchas novelas en este universo, las explicaciones sobre quien y que son los ultras, los combinados, las mortajas, etc.. son bastante someras. Como ya dije, puede que me esté haciendo viejo.

La ambientación siniestra, marca de la casa en las anterioes entregas, esta ausente en esta, aunque consigue algunos personajes y situaciones francamente inquietantes, como el Relojero o la situación de Aumonier. En esta ocasión, no hay asesinos a sueldo, psicopatas, genocidas o megalómanos en el reparto, cosa contra la que no tengo nada. Hasta el traidor cree que está trabajando por un bien superior, y los buenos de la historia resultan mas humanos de lo que suelen ser los héroes típicos de space opera, meten la pata a menudo, y no tienen respuesta para todo, aunque se esfuerzan al límite. En ese sentido me ha resultado entrañable la prefecto ayudante Thalia Ng, joven inexperta, llena de inseguirdades que no oculta, se pasa medio libro equivocándose, a menudo sin poder evitarlo, pero está dispuesta a morir defendiendo a los civiles y a pesar de sus flaquezas nunca tira la toalla.

Alastair Reynolds siempre me ha parecido bastante mas satisfactorio como escritor de ciencia ficcion que sus compatiotras Peter Hamilton o Iain Banks. En casi todas sus novelas suele haber alguna especulación interesante. Salvo algún momento sobre las simulaciones de personalidad, no es el caso de esta. De hecho, con cientos de habitats a su disposición, solo describe uno con detalle, y es un cilindro tipo Rama típico. Otra de sus costumbres es aprovechar su formación científica para darle alguna credibilidad a ideas de ciencia ficcion pulp. Aquí realmente ni se molesta en intentarlo y nos cuela una máquina para predecir el futuro.

Pero hay una idea que me ha encantado. El sistema electoral del anillo brillante. Parece ser que algún tipo de superordenador que se encarga del recuento, somete a referendun tantas cuestiones de gobierno, que la mayor parte de la gente solo se molesta en votar en las realmente importantes y deja el resto a rutinas informáticas. Los ordenadores, sin embargo, llevan el registro de que voto cada persona en cada caso, y otorgan puntos al voto de ese individuo, dependiendo de si fue la decisión acertada para el bien de la mayoría. Los habitantes de Aubusson estudian concienzudamente toda la información y votan en todos los referenduns, con lo que su voto tiene un peso muy importante, y viven del dinero que los grandes trust o copañias les pagan por recibir su información. Es decir, les venden su tiempo para que intenten convencerles de que favorecer sus intereses es por el bien común, una oportunidad unicamente, puesto que su voto debe reflejar unicamente el interés común si quieren que siga siendo relevante.

A parte de las gigantescas capacidades de cálculo, me parece muy difícil determinar cual es la decisión correcta para el bien común, pues las definiciones de "bien", varian mucho y aún despues de años resulta dificil dilucidar si una decisión fue correcta o no, pero aún asi la idea me gusta mucho.

Tambien es bueno el momento en qu eel traidor expone sus puntos de vista: empieza estableciendo que viven en un paraiso, una utopia, y como, para preservarla, es necesario renunciar algunas cosas, y de un modo totalmente ingenuo, a continuación explica como destrozar todo lo que convierte el anillo brillante en una utopia. ¿Será la típica crítica a la era Bush post once de Septiembre o será accidental?

Estilísticamente, pues bueno, no hay que esperar mucho. Esta escrito del modo típico en que todos los escritores anglosajones con vocación comercial escriben hoy dia, mas o menos, sin alardes ni ínfulas artísticas, pero con algún buen momento efectista.

Producto muy entretenido, sin mayores ambiciones, bien realizado y con algunos aspectos interesantes. A ver si la Factoria se anima a publicar las novelas de Reynolds que no pertenecen al "Espacio Revelación".

jueves, 25 de febrero de 2010

HellBlazer de Andy Diggle


John Constantine es lo mas parecido que hay un superhéroe que existe en la línea vértico. Como tal, mientras las cifras de ventas se mantengan decentes o la editorial que la publique no entre en crisi, la serie nunca morirá pese a quien pese, como Spiderman, como Lobezno, ... o como Dylan Dog, Martyn Mystere y quien sabe cuantos detectives de lo oculto.

Incluso si algún dia la cierran, seguro que volveria en multitud de Miniseries, Constantine es un personaje que cala muy hondo entre determinado público y que despierta pasiones entre los guionistas, preferentemente de origen británico, lo que ha llevado a que la mayoria de sus guionistas sean ingleses, escoceses e irlandeses.

Con unos requerimientos tan fáciles de cumplimentar le llega el turno a Andy Diggle, cuya etapa Planeta deAgostini ha recopilado en 3 tomos, titulados "Paseo en coche","El mago sonriente", y "Las raices de la coincidencia", aunque no en todos vienen los titulos.

Una de las cosas buenas de esta colección, es que sus diferentes etapas suelen ser muy autocontenidas. Los guionistas que llegan a la serie suelen crear su propio grupo de secundarios propio que, aunque no siempre, suelen ser masacrados en el arco final, en donde se cierran todas las lineas argumentales pendientes.

Por lo que es bastante facil seguir esta coleccion por guionistas, porque realmente existe muy poca continuidad entre cada etapa.

Por lo que sé, Andy Diggle está todavia poco consagrado en esto. Si ya sé, hizo una colección de Vertigo "Los perdedores", que ya ha sido llevada al cine, pero tuvo relativamente pocos números para lo que acostumbran, y creo que las ventas no fueron muy alla. Antes de eso hizo una miniserie sobre la remota antepasada de John Constantine, Lady Johanna, algunas cosas británicas, un par de miniseries (una de Batman y otra rarilla), tradujo al comic un argumento de Guy Ritchie, hizo un "Green Arrow Year One", y ahora mismo anda por la marvel donde tras pasar por los Thunderbolts ha acabado desembarcando en Daredevil. Dicho asi parece mucho, pero con las cantidades ingentes de páginas que tiene detrás la gente que vive de escribir tebeos, no me parece tanto. Por lo que le llevo leido, hace historias entretenidas, que no son particularmente originales o brillantes, y su mayor preocupación suele ser la planificación de escenas de acción con el dibujante de turno.

Hellblazer es algo totalmente distinto, pero Andy cogió al toro por los cuernos y salió con ello con nota. En sus 20 números, salpicados de aventuras autoconclusivas y puntos de vista externos, John trata de volver a ser el que fue, uno de los grandes con un inimitable estilo, mientras se enfrenta a un lord británico especulador que quiere construirse un mas alla propio y a un brujo africano que quiere comérselo (Literal).

Ya he dicho antes que las étapas son mas o menos independientes, pero Mike Carey dejó un buen marrón a sus continuadores, cuando, en una decisión rigurosamente correcta desde un punto de vista argumental, John decidió abandonar la magia.

Denise Mia pasó de puntillas por el tema en el largo quiero y no puedo de su estancia en la serie. Diggle hace algo parecido, no se habla del tema hasta casi el final, cuando aparece Chas por primera vez (quien curiosamente parece haber vuelto con su mujer).

Diggle no crea nuevos secundarios. Su John Constantine es mas frío y duro de lo habitual, y sus comentarios son bastante menos graciosos que en otras ocasiones, pero sigue siendo igual de tramposo y amoral, aunque en esta ocasión los peones que sacrifica no son nunca amigos suyos. Miente, engaña, manipula, mete la pata, empuja a un enemigo contra otro y se saca ases de la manga cuanto menos te los esperas.

Tal vez un tema que no acaba de convencerme es el uso de la magia. Personalmente no creo en la magia, y encuentro que las descripciones de rituales y hechizos siempre bordean el mas absoulto ridiculo en cualquier obra de ficción. Afortunadamente, no se recitan largos ristas de palabras impronunciables, ni hay trabalenguas en este comic, pero..digamos que algunas cosas que explican demasiado, sobre todo en lo referente a los manejos del lord ingles. Peor aún, en el último número le buscan una causa distinta de la mala suerte a todas las desgracias que le han ocurrido a Constantine, que en un ejercicio de retrocontinuidad atribuyen a uno de los mas incomprensibles números de Jaime Delano.

Eso me ha parecido la típica cosa que se hace en los comics de superheroes y que cabrea a todo el mundo, es algo gratuito y totalmente innecesario.

En cuanto a los dibujantes, hay por lo menos 3, Leonardo Manco, que es muy bueno y muy apropiado para la serie, aunque a veces emborrona muchos sus propios dibujos. En esta etapa al menos, no se le ven las huellas dactilares, como en la de Denise Mina. Es ideal para ambientes sórdidos y lúgubres, y es de los dibujantes con los que John Constantine es inequivocamente Sting. Se ha tirado mucho tiempo en la serie, y en mi opinión ha tenido mala suerte. Cuando llegó, la etapa de Mike Carey ya estaba terminando, se comió la de Denise Mia, y en esta ya estaba con ganas de largarse.

En sus labores le acompaña, en el segundo tomo, mi viejo amigo Danijel Zezelj, que ha mejorado bastante desde sus colaboraciones con Azzarello, pero cuyo estilo todavia resulta tosco, y con problemas para los fondos, y en el tecero Giuseppe Camuncoli, a quien no conozco de nada. Su historia curiosamente transcurre en Roma ¿decidieron poner a un italiano a dibujar italia?. Giuseppe me ha sorprendido gratamente. Su dibujo no es nada espectacular, es sencillo, de trazo limpio y esquemático, que lo acercan a la linea clara, pero sabe sacar partido a sus pocas lineas, darles expresiones faciales a sus actores, está lleno de hallazgos visuales, y es narrativamente habil. Le falta espectacularidad para hacer comics de superheroes, pero se las apaña bien en otros registros.

Llego el momento de llegar a una conclusión. El "Hellblazer" de Andy Diggle es un buen comic de Hellblazer y les gustará a los fans de la serie, existe buena sintonia entre guionista y dibujantes y el personaje. Es lo que cabe esperar de un comic de John Constantine, y esa es la unica pega que le veo, que tiene un tufillo a ya visto en numeros anteriores, aunque realizado con gran profesionalidad, Diggle no le aporta nada personal o de su propia cosecha. Ah, y lo de la retrocontinuidad sobraba.

lunes, 22 de febrero de 2010

Yo soy legión



Durante la segunda guerra mundial, los nazis realizan experimentos con una niña que puede controlar la voluntad de cualquier ser vivo, siempre que a este se le administre una cantidad mínima de su sangre. Su objetivo, usar a todos los prisioneros de los campos de exterminio como carne de cañón.

Mientras, un misterioso asesinato pone a un equipo de investigadores ingleses tras la pista de un alto cargo del servicio secreto. Lo que acabarán descubriendo es que existen al menos 2 seres capaces de cambiar de cuerpo a través de su sangre, en la que se encuentra retenida su consciencia, el mundo es el gigantesco tablero de ajedrez en el que se baten el mismísimo Vlad Teped y su hermano Radul.

Me he comido unas cuantas lineas argumentales mas para no destripar todavía mas. En sus lineas generales ese el argumento de los 3 tomos que componen "Yo soy legión". Este comic resulta una rara avis, guionista europeo, dibujante americano y muchas mas páginas de las normales en un álbum europeo.

Fabien Nury es también el guionista de "W.e.s.t.", una serie sobre un grupo de agentes secretos amercianos especializados en temas paranormales de finales del siglo pasado. Es fácil ver una vocación de autor en ello, en ambas obras trata de desarrollar una trama de terror en un contexto histórico bien definido. Los arcos argumentales publicados de "W.e.s.t." se componian de 2 tomos, también mas gruesos de lo normal, y tenían un cierto aspecto de comprimido, de no haber podido desarrollar los personajes o el argumento como hubiera sido de desear, para ajustarse al número de páginas.

Eso no ocurre en "Yo soy Legión", aunque resulta conveniente leer los 3 álbum seguidos, pues es una sola historia. Sin embargo, el resultado aunque bastante satisfactorio no acaba de convencer por completo. El recurso narrativo de estructurar la acción alrededor de una serie de fechas (inevitable para que encaje con los hechos históricos, la conspiración "Valquiria" es importante en la trama), parece producir una cierta morosidad, que hace que la historia tarde mas de lo conveniente en arrancar, el climax de las pruebas de los nazis del primer tomo parece algo forzado, como si al tomar la decisión de acabar así el tomo, hubieran tenido que retardar todas las subtramas y meter escenas para encajarlos.

Además las mayoría de las escenas consisten en conversaciones, lo que supone un cierto desperdicio de Cassaday, y no me queda claro la relevancia de alguna de ellas: por ejemplo ¿que pinta el almirante Canaris en todo esto? ¿Porque su oposición al proyecto legión?.

Me da la impresión de que Fabien Nury ha pecado de demasiado ambicioso, al no querer conformarse con una simple historia de terror, ha intentado pintar un fresco histórico y lanzar un mensaje, pero el fresco es demasiado superficial, y ni el mismo tiene claro el mensaje. Así, la parte histórica parece metida con calzador, las declaraciones finales de Churchil no parecen nada del otro mundo, o es que las leí deprisa y no las entendí, porque me dejaron mas bien indiferente, en vez de compartir la indignación del protagonista, como debería ser el caso.

Los personajes son estereotipos en su mayor parte, pero hay que reconocer que están bien llevados. Cada uno tiene su personalidad y su funcionalidad en la historia, no hay ninguno gratuito y todos parecen servir de algo.

Aunque algo lastrada por sus pretensiones de verosimilitud, la parte terrorífica de la historia funciona bastante bien, aunque también aquí abunden los tópicos.

El apartado gráfico.....es sencillamente excepcional. John Cassaday es un viejo conocido de los aficionados, alcanzó el olimpo con "Planetary", y sus trabajos en "Capitán América" o "Astonishing X-men", no lo han devaluado precisamente.

Cassaday es capaz de dibujar de todo y todo lo hace bien, mares, montañas, ciudades, edificios, máquinas, vehículos, animales, uniformes, trajes, personas, caras, expresiones faciales.... Ninguno de los múltiples personajes cambia repentinamente de estatura, ni sufre alteraciones musculares. Cada uno tiene un aspecto definido que mantiene a lo largo de todos los tomos. La ambientación de época es magistral y delata una profunda investigación. Lo único que me fastidia es que en un par de ocasiones se notan las fotos que ha usado para una ciudad, y eso de poner fotos siempre me ha parecido de vagos.

Sus detractores siempre le acusado de "estático". No estoy de acuerdo, pero es que además, no se si debido a la alta cantidad de páginas de que disponía, en esta obra ha depurado su narrativa y ofrece grandes escenas de acción.

Un buen comic, al que le habría ido mejor si se hubiera tomado menos en serio a si mismo, con un apartado gráfico realmente espectacular.

sábado, 20 de febrero de 2010

Los Muertos vivientes: Aquí permanecemos



Si hace un par de años alguien me hubiese preguntado hace un par de años mi opinión de este comic, le habría contestado que posiblemente fuera el mejor comic que se publicaba actualmente.

La historia empieza al estilo "28 días después"/"El día de los trífidos", un sheriff de pueblo herido en un tiroteo despierta en un hospital, en algún momento indeterminado después de que los muerto se hayan levantado de sus tumbas y devastado la civilización. Poco después se une a un grupo de supervivientes y a partir de ahí, la lucha de cada día por seguir vivo.

Le habría resaltado que lo que hace grande a este comic no son los sustos, el canibalismo, las carreras para huir de los zombies y los despieces de estos, sino los personajes. Esta es una serie sobre un grupo de personas que han visto como el mundo que conocían era destruido, todos sus seres queridos han muerto y tienen que seguir adelante. En ningún comic mainstream se habla tanto como en este. La mayor parte de las escenas son conversaciones, en las que se revela el estado mental de los cada vez mas vapuleados protagonistas, a los que les aflige putada tras putada, cada una superior a la anterior. Mucha gente dice que lo alucinante de "Canción de hielo y fuego" es que absolutamente cualquier personaje puede palmarla en cuanto menos te lo esperes. En "Los muetos vivientes" la pregunta no es "quien", sino "cuando". Menos Rick, todos los personajes van cayendo antes o después (y por coherencia interna Robert Kirkman, su guionista, ha dicho que Rick morirá antes de acabar la serie). Y aunque parezca mentira, hasta a eso se van acostumbrando poco a poco. Por supuesto nuevos personajes van apareciendo, y tan bien van cayendo, por lo general cuando empezaban a caerte bien. Como dijo la jovencita liada con un sexagenario: "¿Nuestra esperanza de vida que es, 6 meses?".

Pero eso fue entonces y ahora es ahora. Robert Kirkman también dijo que lo que le molestaba de las pelis de zombies es que nunca terminaban, que te cortaban la historia, cuando algunos de los protagonistas sobrevivian a una situación peliaguda y ya está, no te decían que iba a ser de ellos a partir de ese momento. Ese se ha convertido en el lastre de la serie.

Pensarlo un poco, hay una clara falta de objetivos en esa premisa. Los personajes siguen intentando seguir vivos, claro, pero llegó un momento en que la serie carecía de dirección. Y entonces el tono pareció cambiar, la serie se trivializó durante unos números en los que se escoró hacia la acción pura y dura, y la búsqueda de la burrada mas gorda, algo que no me parece mal en las desvarradas de Garth Ennis, pero que aquí me resultaba una infantilización de la premisa inicial.

En este tomo las cosas parecen enderezarse. Se vuelve al tono inicial y al final del mismo, !sorpresa!, los protagonistas se forjan un objetivo, que les tendrá ocupados mucho tiempo. Veremos como evoluciona la cosa.

Charlie Adlard, el dibujante de toda la serie menos los primeros 5 o 6 números, se muestra como un trabajador incansable. Su estilo recuerda mucho a Sean Phillips, y hace un gran uso de las sombras para dar ambiente. A costa de grandes esfuerzos, consigue dar un aspecto distinto a cada personaje que ha aparecido por la colección, aunque intuyo que se está empezando a quedar sin rasgos faciales o de vestuario para diferenciarlos. Tiene predilección por los ojos enormes, pero eso es bastante mas normal de lo que parece. Resuelve bien las escenas de acción y las que solo consisten en conversaciones, que no es moco de pavo, aunque abusa un poco del recurso de convertir todas las escenas importantes, aunque carezcan de la mas mínima espectacularidad, en splash pages o paginas enteras de una viñeta. Pero no se si eso es responsabilidad suya o de Kirkman. Se ha vuelto imprescindible en esta colección, pero por algún motivo, no termina de enamorarme.

Fue un gran comic, pero ya comienza a cansarme. Veremos si el interés se revitaliza con esta cambio de rumbo del argumento. Porque estoy enganchado y no creo que nunca pueda dejarlo. Ojala lo hubiera hecho en aquel ya mítico: "Nosotros somos los muertos vivientes".

!ME LO HAN VUELTO A HACER!



Pues si, lo han vuelto a hacer. Me han dejado a mi sobrino en casa. Además, se queda a dormir, con lo que queda jodido tanto el sábado como el domingo. Al menos es sólo uno, porque el otro está en casa de los otros abuelos.

¿Y cual es el motivo?¿Que poderosa razón obliga a una joven pareja a prescindir de su descendencia durante un fin de semana entero?. Quieren descansar.

No pretendo subestimar el peazo sacrificio y la dedicación que suponen ser padres. Estoy seguro de que a menudo uno debe sentir la imperiosa necesidad de deshacerse un rato de ellos y disfrutar del silencio, so pena de arrojar al vástago por la ventana. Pero tenemos que mi hermana lleva 9 meses en el paro, tiene a un hijo en el colegio hasta las 5 al que suelen ir a recoger los otros abuelos, y su marido trabaja por los dos, y no aparece por casa a menudo hasta las 9 de la noche. La pregunta es: ¿no quieren ver a sus hijos?.

En fín no se de que me sorprendo. A fin de cuentas mi hermana solía dejarnos al niño para poder hechar la siesta.

La foto de David no es reciente, ya tiene mas pelo y camina. Como crecen los puñeteros...

viernes, 19 de febrero de 2010

Old man Logan



Esta miniserie transcurre en un futuro apocalíptico en el los superhéroes del universo Marvel fueron exterminados por los villanos. Estados unidos está dividido en pequeños reinos, cada uno controlado por un villano, que ya no son necesariamente los originales, sino que han tomado su nombre. En ese sentido, mundo dominado por supervillanos, puede recordar a "Wanted", otra creación de Millar (si visteis la película no sabéis de que va el comic).

Lobezno ha renunciado a la violencia, jurado no volver a usar las garras y está casado, con hijos y dedicado a la cría de cerdos. Sus problemas económicos que pueden dejarle sin hogar, hacen que acepte la oferta de Ojo de Halcón (otro superviviente, viejo y ciego), para que le ayuda a conducir, en un largo viaje a través de lo que queda de EE UU, transportando, tal vez, drogas.

Si a alguien le parece un spoiler que me banee, pero no creo que nadie se sorprenda si le digo que después de un viaje con muchas peripecias, Lobezno será progresivamente puteado hasta que no aguante mas, saque las garras, y la obra termine en una explosión de sangre, destrucción y miembros desgarrados.

El dibujo es condenadamente bueno, para mi gusto mucho mejor que el que realizó Steve McNiven en "Civil War", la anterior colaboración del tándem. El aspecto viejo y gastado de los protagonistas, heroes derrotados cubiertos de arrugas, es genial, lo mismo que la recreación de ese sombrío mundo a lo Mad Max carente de esperanza, de los villanos y perdedores con que se cruzan, las laderas desérticas desoladas y los esqueletos de gigantes. También lo son la plasmación de las escenas de acción, espectaculares como se le suelen ocurrir a Millar.

El arranque de la historia es bueno. La relación entre los dos colegas (esto es una buddy movie y una road movie), hecha a costa de diálogos cortos e hirientes, también, aunque podría haber sido mejor. La revelación de los motivo que llevaron a Lobezno a dejar la violencia es desgarradora y de lo mejor del comic.

Pero aquí las cosas se empiezan a torcer. Empieza a haber escenas de acción gratuitas, que no aportan nada a la historia, y cameos de personajes célebres, igualmente gratuitos. Cuando llegamos al climax final, nos sentimos decepcionados, y nos parece que las hostias se alargan demasiado. Y que cara se nos queda, cuando descubrimos que no ha acabado y que todo el largo camino al final no es mas que una especie de episodio piloto.

Podría haber sido un clásico, pero se queda en tebeo entretenido, y tal vez el inicio de una nueva fanquicias del garras. Y van...

1985



"1985" es una srie limita de 6 números, agrupada por Panini en tres números dobles, guionizada por Mark Millar y Tommy Lee Edwards.

Cuenta como en 1985 la tierra fue invadida por los supervillanos del universo marvel. El protagonista es un niño aficionado a los comics, de madre aparentemente insoportable, hijo de un hombre brillante, pero falto de motivación, que fracasó en todo en la vida, y cuyo padre adoptivo está a punto de llevárselo a Gran Bretaña.

Un problema grave de la historia es que durante demasiado tiempo funciona como una historia de miedo adolescente, de esas en que los niños detectives son los únicos en darse cuenta de que un vampiro se ha mudado al barrioresidencial en que viven, con la diferencia de que son villanos Marvel. Habida cuenta de que es un comic de la Marvel y de la portada, la sorpresa está totalmente ausente y pasan demasiadas cosas hasta que el tema se anima.

Las habituales escenas de acción espectacular marca de la casa Millar, están aquí casi ausentes y cuando aparecen Tommy Lee Edwards, no las saca gran partido. De hecho no le saca partido a nada, su dibujo carece de garra o de logros destacables. El mundo real y el universo Marvel apenas de diferencian.

Si el esforzado lector llega a los dos últimos números, la cosa se anima, cuando por fin aparecen los héroes. La interacción con el niño protagonista si está lograda, y Millar se guarda un as en la manga para el final. Una vuelta de tuerca que revitaliza la historia cuando se acababa, y es que el final es tan precioso que casi merece la pena el esfuerzo de llegar allí.

Como curiosidad, tambien planta una semilla de la que germinará el final de su etapa en los 4 fantásticos.

Resumen: Dibujo, malo. Guión, psche, pero con un final muy bueno. ¿No podría haber contado esta historia en un único número?

Mi ignorancia

A la hora de entrar a valorar un comic tiendo a considerar siempre el guión y el dibujo por separado. Probablemente se deba a mi fijación con los guionistas, aunque está claro que es un error. Un comic es como mínimo la combinación de guión y dibujo, que a menudo es mas que la suma de las dos partes, y excepto en casos puntuales, "Persepolis", "Maus", gran parte de la obra de Hugo Prat, la suma de mas de 1 talento.

Bendis nunca narra tan bien como cuando le dibujan Mark Bagley o Maleev. Auténticos virtuosos de la narración plana y estática se vuelven virtuosos de la narrativa si les escriben Alan Moore o Frank Miller. De igual modod, dibujantes salvan comics con una puesta en escena y recursos narrativos que no aparecian en el guión original.

Y si hablamos del comic que diríamos "mainstream", ya sea americano o europeo, la cosa se magnifica, hay entrar a tomar parte un entintador, un colorista, incluso hay un editor supervisándolo todo y seleccionando el equipo.

De este modo, muchos comics se aproximan mas al cine que a la literatura, en cuanto a que son la labor de un equipo, no de un único responsable.

O de dos, ya puestos.

Kirby jamás dibujó tan bien como cuando lo entintaba Joe Sinnott, de hecho en mi opinión, en su trabajo posterior incorporó muchos de los hallazgos de éste. Cualquier cosa que coloree Steve Oliff parece mucho mejor dibujada de lo que era originalmente, aunque milagrosamente nunca suplanta el estilo del dibujante, solo parece realzar sus hallazgos, mientras que otros coloristas informáticos tapan practicamente todo el original. (Y es la causa del éxito de muchos dibujantes modernos).

¿Cual es el motivo de este post?: que me conozco, y se que seguiré reseñando comics, porque me gustan mucho, y que tenderé a comentar únicamente el dibujo y el guión, y que estaré atribuyendo a una sola persona la labor de muchos, para lo bueno y lo malo. Vayan mis disculpas anticipadamente.

lunes, 15 de febrero de 2010

"Naturaleza Muerta" de Victor Conde


Antes de empezar a desbarrar, recordemos una cosa: !Victor Conde ha ganado el premio Minotauro con una novela de ciencia ficción!. Loor y alabanzas a Victor Conde.

No es que hiciera mucho que pasaba, es que es la primera vez que lo gana una novela de ciencia ficción. Curiosamente no hablan de ello en literatura prospectiva, ni lo mencionan escritores amigos en sus blogs.

Claro está que la cosa iría mucho mejor si el premio minotauro tuviera mas prestigio, y no hubiera demostrado durante los últimos años estar mas amañado que el planeta, y responder a cualquier criterio, menos la calidad.

De Victor Conde había leído antes "Mystes", con la que quedó finalista al Minotauro y "El tercer nombre del emperador". La primera me pareció una novela muy creativa, con cosas muy interesantes, de la que no entendía practicamente nada, y de cuyo argumento recuerdo muy poco.

"El tercer nombre del emperador", creaba un universo muy interesante, me gustó mucho a ratos, pero tampoco entendí demasiado de ella. (Un consejo si algún futuro escritor de ciencia ficción me lee: si no haces hard, no te preocupes de explicar las cosas en profundidad, ya nos hemos dado todos cuenta de que es magia). Así que decidí dejar de leerle, pero la verdad es que esos proyectos que tiene en cartera sonaban muy bien, y no pude resistirme a este.

Esta novela es principalmente de zombies, pero está llena de detalles fantásticos sin clara explicación, como el tren del metro fantasma que recoge a los protagonistas, que fue la idea por la que me lo compre al final. La trama es tan surrealista, que no se si termina o espera una continuación, dificilmente publicable, como todo el fantástico español. Si no la tiene, no hay una explicación coherente a porque está pasando lo que está pasando, aunque se insinúan alguna. La historia de los supervivientes alterna con flashbacks de su pasado, bastante desconcertantes, hay alguno que no parece tener la menos importancia, dedica muchas paginas a personajes que no tienen ningún papel en la trama, e incluso hay un coitus interrupts, cuando un flashback está llegando a lo interesante lo interrumpe, y luego se carga al personaje, así que nunca sabremos como sobrevivió o que era lo real.

En cuanto a los personajes, algunos están poco definidos, y otros, desde mi total desconocimiento del mundo real, parecen muy tópicos, aunque igual son certeros retratos costumbristas.

El estilo es bastante coloquial, con multitud de referencias a la cultura popular, que no se si alabar o denostar, por lo incomprensible que volverán el libro dentro de unos años, sobre todo a alguien menos friki que yo, aunque claro, no se si le interesará a alguien menos friki. De vez en cuando hace algunas patochadas, al expresar la pérdida de cordura de algún protagonista, que me parecen influencias del peor Stephen King, aunque eso pueden ser manías mías, que no aguanto bien ciertos recursos experimentales (frases en diagonal, y cosas así).


El sentido del humor es muy de agradecer, todavía me descojono cuando recuerdo la revelación final del peronsaje de Pere, y a ratos su escritura resulta muy eficaz.

Valoración final: libro desquiciado, tan entretenido como incoherente, carente de sentido interno, los hechos se acumulan unos sobre otros sin explicación clara, ni mística ni científica, (aunque se trate de literatura fantástica), de poca extensión, aunque le sobran páginas y el ritmo se vuelva precipitado y apresurado en otras, que sin embargo me ha dejado con ganas de leer mas al autor.

viernes, 12 de febrero de 2010

WAYNE SHELTON


Hace ya años que me leí el primer número de esta serie. No me pareció gran cosa, aparte de cabrearme por quedarme a medias. Gracias a Internet, he podido leerme el segundo tomo, que conforman el primer arco argumental. De hecho, me he leído los dos seguidos, que es como debe hacerse.

Las serie, supongo, irá de las aventuras de un mercenario experto en asuntos orientales.

Su valor mas firme es el guionista Van Hamme. Por si lo lee esto algún pijamero que no ha leído un comic europeo en su vida, diré que es, o ha sido, uno de los mejores guionistas de intriga y aventauras de todos los tiempos. Solo por XIII, Thorgal Y S.O.S. Felicidad (esta última un poco distinta), merecería pasar a la historia del género. Van Hamme está ya mayorcito. En el momento de publicarse el primero número de esta serie en España, sus guiones ya empezaban a declinar. Por eso me he llevado una gran sorpresa al constatar que !VAN HAMME ES EL MAS GRANDE!.

En esta serie vuelve a rendir enteros. El acontecimiento que desencadena el asalto que realizan los protagonistas a una cárcel de una antigua republica de la URSS es tan creíble, (todo se debe a la estupidez y al azar), que me cuesta creer que no lo he visto en el telediario, los personajes, aunque tópicos, están bien caracterizados y se definen por sus actos y su modo de hablar.

Fuera de su inicio, el argumento no ofrece grandes novedades. Sin destripar detalles importantes, todos lo hemos visto ya en innumerables películas, telefilmes, novelas y series de televisión. Un millonario contrata al protagonista, que reune un equipo, cuyos miembros son presentados en escenas cortas, se planea y ejecuta el plan, que siempre es una mezcla de ingenio y audacia muy poco verosímil, algo sale mal, los protagonistas empiezan a morir...

Lo bueno del comic, es que este argumento tópico está muy bien contado. El ritmo y el tempo narrativo es impecable, cada cosas ocurre en el momento preciso para agregar su pizca de intriga y suspense, hasta el intenso final. A Denayer, el dibujante, no creo conocerlo, su dibujo es típico, en ocasiones recuerda a un Vance mas moderno con cosillas de Giraud, pero se las apaña bien, y se luce a fondo en las escenas de acción, demostrando dotes narrativos y contribuyendo al buen resultado general.

En resumen, un comic muy entretenido, de los que parece que ya no se hacen en el mundo franco-belga.

jueves, 4 de febrero de 2010

Love Less

Tenia la intención de comentar todo comic que me leyera, pero la verdad, creo que subestimaba mi capacidad lectora. En fin, vamos a lo que vamos. Love Less es un western moderno ubicado en el sur, en la postguerra, después de la guerra de secesión. La seria creada por Brian Azzarello, (100 Balas) y Marcelo Frusin (Hell Blazer).

En su momento creó cierta expectación pues era la nueva serie del creado de "100 Balas". Cuando empezó a publicarse sentí furibundos deseos de comprarla porque

a) Era de Azzarello, a quien consideraba el mejor guionista de comic Books desde Frank Miller.
b) Era un western, cosa que parecia original en el panorama actual de los comic books.

Por desgracia estaba dibujada por Frusin, cuyos dibujos de Hell Blazer de la etapa de Azzarello no me habian gustado, y habían jodido la de Carey. No en realidad no lo hacian, hasta me parecian bastante bien, pero cuando llegó Leonardo Manco me cabreé por haber aguantado tanto tiempo al Marcelo.

De todos modos, Intenet me ha permitido leerme esta serie de una sentada, como debe ser, y he llegado a estas conclusiones:

a) Frank Miller ya solo hace gilipolleces, y empiezo a replantearme mi opinión de sus obras maestras.
b) Frusin es un buen dibujante.


Cierto que las sombras que crean los sombreros no nos dejan verles las caras a la gente, pero bueno, a base de uniformes, trajes, melenas y barbas, uno se hace una idea.
c) Aunque surcado de buenos momentos, el guion de Azzarello en Love Less apesta. De hecho no ha hecho nada bueno desde "100 Balas", y esta tiene un importante bajón de calidad en su segunda mitad.

Todo el mundo parece de acuedo en que el Azzarello debia de planear estar años y años en la serie, asi que esta empieza muuuyyyyy despacio y luego termina en 2 patadas.

Sin conocer lo que pasó realmente, da la sensación de que Marcelo debió tener algún problema, por que en seguida empezaron a aparecer números dibujados por Daniel Zezelj, que mira tu que casualidad, eran números dedicados a profundizar en algún personaje secundario, en los que no pasaba NADA.

Zezelj ya había colaborado con Azzarello en otro western, "El diablo". Su arte solo puedo definirlo como "malo de cojones", no obstante, tiene algo.


Finalmente los números de Zezelj no bastaron, y hubo que buscar otro dibujante para que terminara la serie: Dell'Edera, del que no sabria hacerme una idea aunque no lo hace mal del todo y mantiene una cierta estética.



Ahora es cuando entramos en el terreno de lo paranormal, una vez acabada la historia, !Se publica otro número!. Dibujado por el amigo Zezelj, que va mejorando, y que practicamente no tiene nada que ver con lo anterior.

!Y otro!
!Y otro!

Y este es lo peor de todo. La colección ya no era un western desde hace un par de números, ni tenia nada que ver con lo anterior, pero entonces aparece un comic con la insignia "Último número" en la portada, los sufridos seguidores que puedan quedar se lo compran y descubren que en este número !Comienza una nueva historia!. Y eso es todo.

No acabo de entender que pudo llevar a los mandamases de DC a publicarlo. En fin, un fracaso es un fracaso, Azzarello ha reconocido publicamente que la ha cagado y que es culpa suya. Con todo hay cosas buenas, al igual que en "100 Balas", la violencia golpea de forma mortal por puro azar cuando menos te lo esperas, y los dialogos, marca de la casa, suelen ser muy buenos, aunque ya se esté pasando de críptico y esas virguerias suyas que al principio me alucinaban, por ejemplo construir un número en base a dos conversaciones en principio independientes que parecen entrelazarse en los momentos claves, empiezan ya a cansarme.

Conclusión: aunque con buenos momentos e intenciones, un mal comic, un fracaso, cero patatero.

Esas maravillosas entrevistas II

La semana pasada tuve una entrevista con el cliente final F.
Ayer tuve una entrevista con el cliente final C.
Justo al volver a casa, me llamaron de otra empresa, pero se retiraron por que resultó que era para el mismo proyecto del cliente F.
Ayer por la tarde, estaba hablando con EnriB, cuando me llamaron de otra empresa, me extrañó que quedaramos enfrente del cliente C, y le comenté que había tenido una entrevista esa mañana, inmediatamente se retiraron.
Hoy me llamaron de otra empresa, resultó que era un proyecto para el cliente F. Sospechando, me dijo que lo hablaría con el de personal de F, para ver si era el mismo proyecto o no. Al rato me volvió a llamar, así me enteré de que era el mismo proyecto, y querian ver todavía a mas candidatos. Al menos parece que no me han desechado todavía.
Después me llamaron de otra empresa, concertamos una entrevista para por la tarde. Estaban muy cerca de la boca del infierno. Llevabamos un rato hablando, yo me estaba ponendo nervioso porque el tio no hablaba y no se reia de mis chistes, cuando me soltó la mas bien falta de tacto pregunta de porque todavia no habia encontrado trabajo. Para disimular, dije que estaba en varios procesos de selección, como por ejemplo con F.....
Final de la entrevista.

Resultado :
C = 2
F = 4

Como dijo Ford Fairlane,"tanto gilipollas y tan pocas balas".

lunes, 1 de febrero de 2010

3 MESES



Me he dado cuenta de que ya llevo 3 meses en el paro. Salvo en el periodo que medió entre la finalización de la carrera y mi primer empleo, nunca había estado tanto tiempo desempleado. De hecho, sólo había estado una vez desempleado anteriormente, y duró un mes. La crisis supongo.

Tal vez no sea para tanto, por en medio estuvieron las navidades, con el parón de proyectos que indica, y de hecho no estuve buscando activamente durante ellas, tuve problemas familiares, además del puto tema de los reyes, que cada vez odio mas. Y me tiré un par de semanas descansando,que bien me hacia falta, sólo ahora empiezo a reponerme de mi estancia en el infierno.

En ese tiempo he rechazado alguna oferta, cosa que lamento en algún caso particular. La búsqueda de empleo ocupa bastante tiempo, quiero decir, te pasas mucho tiempo haciendo entrevistas. Pero la mayoría son primeras entrevistas, que nunca se concretan en una segunda entrevista con el cliente. En caso de que lo hagan, si ese empleo no sale, o lo rechazas, se olvidan de tí miserablemente. No importa que digan que guardan el currículum para otra oferta en la que puedas encajar, es mentira, se entrevistan contigo para ver si encajas con un pérfil que requiere algún cliente en ese momento, y si no consigues ese puesto, no se si te borran de la base de datos, pero no te vuelven a llamar.

Afortunadamente tengo paro y pocas necesidades. Mi estado anímico lo mantengo a partir de mis chutes habituales de libros, comics y películas, pero siento que estoy malgastando mi tiempo y que no consigo nada. He intentado apuntarme a cursos, no se todavía si lo hice bien, pero no han salido.

Trato de estudiar por mi cuenta, pero ya casi me he acabado mi libraco de java, y veo que tenia mucha paja. Tengo otros, y puedo buscar información en Internet sobre web-services y esas cosas, pero no estoy nada motivado.

Un amigo mio lleva mucho intentando que estudie una oposición. Nunca me he animado, mucho que estudiar, ya no soy el que era en esos aspectos, significa sacrificar mi tiempo libre (aunque ahora no seria un gran sacrificio la verdad), y tengo prejuicios hacia ello, no me gusta la imagen de los funcionarios, y me da la sensación de que seria hipotecar mi vida. Hasta ahora siempre he podido cambiarme de empresa si estaba alto de mi curro o no me convencía, y no veo como podría hacerse eso.De todos modos, tal como están las cosas, con 60 personas por plaza, no parece un buen momento, y como ya dije, no estoy nada motivado.

Bueno, siempre puedo decir que algo bueno ha salido de la situación. !Ahora tengo un blog!. Y pensar que si no fuera por estos 3 meses la humanidad se habría perdido esta gran contribución....