Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

martes, 27 de julio de 2010

El terrible influjo laboral de las obras de Rodolfo Martinez



La verdad es que no se si será legal esto de poner fotos de otra persona. Ya me advirtió un amigo que no colgara fotos de mis sobrinos, que son menores y como no soy su padre no son de mi propiedad. Pero bueno, en internet estaba. ¿A que engaña?. Parece un tipo inofensivo, en los comentarios de su página se suele mostrar como una persona accesible y simpática. Pero esa cálida fachada esconde al detentador de horrendos poderes oscuros que se filtran a través de las líneas de sus libros de tal modo que pueden provocar consecuencias peores que las del sobrevalorado Abdul Al Hazred.

Mucho peores en realidad. La lectura del "Necronomicón" podría llevarte a la locura y a la perdición de tu alma, lo que bien mirado puede ser hasta divertido. Las consecuencias de la lectura de obras de Rodolfo Martínez son mucho peores, porque afectan a lo mas querido para ti, sobre todo en estos tiempos de crisis: tu trabajo y tu bolsillo.

EL otro día, me puse a rememorar lo que andaba haciendo las últimas veces que leí algún libro suyo. Las consecuencias son tan desoladoras que escapan a la mera coincidencia y revelan la presencia de un poder maligno.

Leí "Sherlock Holmes y las huellas del poeta" allá por noviembre del 2008, fundamentalmente durante los trayectos en metro rumbo a entrevistas de trabajo, después de ser despedido por primera vez en mi vida, de un trabajo en el que llevaba seis meses escasos, al que me había movido desde otro en el que llevaba bastante tiempo y podría seguir estando, por motivas de crecimiento profesional y monetario. Pero un proyecto que debía durar al menos un año se acabó cancelando.

A lo largo del 2009 leí "Sherlock Holmes y la boca del infierno" y "Sherlock Holmes y el heredero de nadie". Lo hice durante mi estancia en el peor trabajo que he tenido jamas. Los interesados en los detalles pueden consultar en la lista de enlaces "Infierno en la tierra", o pueden pulsar directamente aquí, con particular atención a pardillo de primera.

Despedido nuevamente, leí "El adepto de la reina", una vez mas en los trayectos a las entrevistas de trabajo. Entre otros libros, porque esta vez la situación duró 6 meses.

Ya se sabe, si me engañas una vez vergüenza para ti, si me engañas dos vergüenza para mí. Dos veces es una coincidencia. Tres es un patrón y cuatro no digamos. De hecho creo que incluso mientras leía "Los sicarios del cielo", estaba en un proyecto que iba muuuyy mal y tenía que quedarme todos los días hasta las ocho o las nueve. En aquellos tiempo previos a esto, aquello me parecía duro.

Por supuesto existe una explicación mucho menos interesante, que dice que si estás viviendo una crisis económica, es muy probable que tengas problemas laborales, estés leyendo libros de Rodolfo Martínez o no, y todas estas movidas ocurrieron durante la crisis. Aunque ignoro si Rodolfo Martínez tuvo algo que ver con ella. De hecho, si intentas recordad que ocurría en tu vida cuando viste una película por primera vez, oíste hablar por primera vez de una chica guapa o cualquier otra efemérides, seguro que se te ocurre algo malo. Uno se acuerda mas de las desgracias que de las alegrías, y siempre se tienen problemas. La vida consiste mayormente en resolverlos o aprender a vivir con ellos.

Todo esto viene a cuento por que acabo de recibir "El carpintero y la lluvia". Acabo de cumplir 3 meses en mi nuevo trabajo, menos sueldo, poco interés tecnológico, sin jornada intensiva y con jefe de planta capullo, pero un curro es un curro, sobre todo con los tiempos que corren. Y tengo que reconocer que estoy asustado.

Tal vez sería el momento de profundizar en la obra de Víctor Conde..... Veamos, "Naturaleza muerta", cayó junto con "El adepto de la reina", en los trayectos a las entrevistas de trabajo durante los seis meses de paro. Recuerdo que estuve leyendo "El tercer nombre del emperador", después de que mi madre se durmiera, en una habitación del hospital, tras una de sus operaciones...Hum......

sábado, 10 de julio de 2010

LA LEY DEL CAGARRO

De un tiempo a esta parte, me encuentro cada vez mas en Internet afirmaciones con las que no puedo estar mas en desacuerdo, que inevitablemente giran alrededor de lo mismo y que están haciendo mucho daño a la ficción popular.

Son cosas del estilo "La regla de oro de la escritura del género fantástico, es no explicar nunca los misterios de los universos que crees", "El misterio siempre es mas interesante que la explicación", "De hecho no es aconsejable resolverlos, porque rara vez encontrarás explicaciones que satisfagan las expectativas creadas".

Empecemos diplomáticamente, tienen su parte de razón. El misterio es siempre mas atrayente. Las explicaciones a menudo, además de inverosimiles es dificil que estén a la altura. Solución: si no has pensado una solución que esté a la altura, no centres tu historia en la intriga. ¿Quieres hacer una historia sobre la impotencia que le produce al ser humano la incapacidad de resolver los grandes enigmas a los que se enfrenta?. Muy bien. céntrate en los personajes, en sus obsesiones frustaciones y neuras, pero no en el enigma en sí, porque si lo haces, si haces perder el tiempo al lector/espectador con apasionantes cajas dentro de cajas e investigaciones, mas te vale tener preparada una revelación final a la altura, porque si no lo tienes, tendrá todo el derecho del mundo a tirarte los trastos a la cabeza, habrás violado su confianza, le habrás entregado un producto inacabado o perpetrado chapuceramente y la culpa será solo tuya, por meterte en camisa de once varas, por usar el camino fácil de intrigar por intrigar sin saber a donde ibas y no tomarte el esfuerzo de meditar tu historia hasta llevarla a una conclusión logica.

No puedo evitar pensar en aquellos contacuentos que vagabundeaban por la edad media de pueblo en pueblo contando historias por un plato de comida y unas pocas monedas. Me pregunto que habría pasado a alguno de ellos si despues de tener, pongamos toda una noche en vilo a sus oyentes con una historia apasionante, la deja totalmente en el aire, y se va. La siguiente vez que viniese todo el mundo se reuniría apresuradamente a ver que contaba esperando la continuación. Pero en lugar de eso cuenta una historia nueva, que deja igualmente en el aire. O peor, vuelve a contar la misma y la deja en el mismo punto.

A la tercera ya no acudiría nadie, y las siguientes veces, los niños del lugar le acompañarían a pedradas hasta las afueras. No tardaría en morirse de hambre y se lo merecería.

La ficción, sea literatura, comic, cine o televisión, es una forma de arte que consiste en contar historias. Todos los recursos estéticos y estilísticos que puedan contener, deben estar puestos al servicio de contar mas eficázmente esa historia, nunca serán un fín en si mismo. Y una historia debe tener planteamiento nudo y desenlace. Los genios son capaces de alterar esta secuencia, empezar por el final por en medio o ir de un lado a otro y que aún así, conseguir que se les entienda.

Pero como dijo un tipo en la ya extinta Crisis, mucha gente piensa que "si no se entiende es que es una obra maestra". No lo es, lo que es es un cagarro. Ya llevo demasiado tiempo consumiendo ficciones, soy un experto en entenderlas, y puedo afirmar, que si no lo hago, si no les veo sentido, no es culpa mia, sino del puto incompetente del autor.

La gente se extasia ante los finales abiertos. Hay finales abiertos y finales abiertos, unos son mejores que otros, pero lo que a veces se interpreta como la gran audacia de dejar el desenlace en manos del espectado, al que por cierto no le van a pasar ninguna parte de los derechos de autor, a menudo esconde la simple incompetencia de no saber como terminar una historia, porque se partió de una premisa original que nunca intentaron pensar como podía ser posible, y porque se lo fueron inventando por el camino. Esto último está destrozando comics y televisión, partes de unos personajes interesantes y te pones a liarlos y reliarlos sin motivos, hacer que se crucen y se descruzen sin ir a ningún lado, que cambien de objetivos y de modo de ser sin ninguna explicación, para luego volver a ser lo que eran originalmente, sin ninguna explicación. Hasta que llega el punto en que te das cuenta de que no sabes que demonios está pasando, y los capitulos se te olvidan nada mas verlos.

No es tan importante, a fin de cuentas hablamos de mero entretenimiento. Realmente si te lo hacen pasar bien, proporcionan un agradecido rato de evasión a tu vida, ¿que importa que sean un cagarro? Puede disfrutarse igual de una obra de arte perfectamente acabada que de una interesante, realizada chapuceramente, aunque si yo comitiese los desastres en el trabajo que hacen algunos guionistas, me tendría que pasar las noches en la oficina corrigiéndolos.

De todos modos creo que ha llegado el momento de enunciar la ley a la que se refiere el titulo del post y a la que ya me he referido anteriormente: "Si no se entiende, no es genial, es un cagarro". Asi que comenzemos a desahogarnos y, aunque he disfrutado mucho con algunas de ellas, hay va una serie de proclamas. Acepto las de otros, empezando por lo obvio:

- !Perdidos es un cagarro!
- !Fringe es un cagarro!
- !Alias es un cagarro!
- !Expediente X es un cagarro!
- !Heroes es un cagarro!
- !BattleStar Galactica es un cagarro!
- "Terciopelo azul", "El hombre elefante" y "Una historia verdadera", son las únicas obras de David Lynch que no son un cagarro.
- Cualquier obra de DC Comics que lleve la palabra "Crisis" en el título, es un cagarro.
- 2001: una odisea del espacio, de Kubrick, es un cagarro.
- !Matrix es un cagarro!
- "El incal" de Jodoroswky y Giraud es un cagarro.
- "La casta de los metabarones" de Jodoroswky y Gimenez es un cagarro.
- Aún no he leido un comic de Jodorowsky que no sea un cagarro.
- "El asco" comic con guión de Grant Morrison, es un cagarro. Tengo la sensación de que el resto de obras personales de Morrison también lo son, pero no puedo convencerme de leerlas.
- "Blame" es un cagarro.
- "GantZ" es un cagarro.
- "20 century boys" es un cagarro.
- "El número de la bestia" de Robert A. Henlein es un cagarro.
- "La saga del centro galáctico", de Gregory Benford, es un cagarro.
- "Razas de noche" es un cagarro.
- El DeathBlow de Azzarello es un cagarro.
- "El prisionero", es un cagarro.

Y la lista sigue creciendo.

viernes, 2 de julio de 2010

"La dama del lago", Andrzej Sapkowski


Finalmente llega a su fin la saga de Geralt de Rivia. Han sido VII tomos, aunque la edición española haya dividido el último en dos, durante los que lo que empezó como un conjunto de relatos sobre un exterminador de monstruos, se ha convertido en una compleja saga río de protagonismo coral.

Sapkowski es un autor que me apasiona, una luz que aportó escepticismo y madurez al monótono género de la fantasía épica medieval, si es que se puede llamar género a ese conjunto de variaciones de la misma historia. Caso de serlo, se dice que esta es la novela mas importante que ha dado desde "El señor de los anillos". Me dan ganas de decir que la única, pero si lo hiciera me estaría dejando en el tintero grandes obras, como "Un mago de terramar", "La leyenda del navegante", las de Terry Pratchet y quien sabe cuantas otras excepciones que no recuerdo o no he leído.

En fin, no tengo elogios suficientes para glosar las virtudes como escritor de Andrzej Sapkowski, en cualquier aspecto que se me ocurra, lo mínimo que se podrá decir es que es brillante, en la caracterización de personajes, en el manejo de la trama, genial en los diálogos .... No pierdan el tiempo conmigo, adquieran sus libros y léanlos. Así que supóngase que ya he dicho cualquier cosa buena que pueda decirse de un escritor, y pasemos a otra cosa.

Y es que no puedo evitarme quejarme un poco. A partir del tomo III, Sapkowski empieza a marear la perdiz de mala manera. La trama se divide y se divide y se divide. Aparecen cientos de personajes, algunos de los cuales no duran mas que un capítulo. Ojo, que se leen bien, y siempre cubren algún aspecto del mundo o la historia global, del que no podían ser testigos los principales, o lo explican de modo mas íntimo, y que al contrario que la costumbre de los autores anglosajones, no pierde el tiempo con interminables descripciones, puede que mete paja, pero es paja movidita, en la que ocurren cosas, aunque parezcan poco importantes.

Ello puede inducir al lector al despiste, agraviado por el ritmo de publicación de la serie, cuando puede pasar mas de un año entre libros, es difícil recordar lo que estaba pasando, y quienes eran todos los personajes, de verdad que hay muchos, y tiene la divertida costumbre de presentar a un montón de personajes justo al final de un libro, y que encima, ni siquiera salgan en el siguiente ejemplar de la saga.

Además, a partir del V, empieza a experimentar con la narración, alternando relatos en paralelo, cambiando el punto de vista de uno a otro en medio de una escena, mezclando las historias que varios personajes se cuentan entre sí, avanzando al futuro cuando Geralt y compañía son los personajes de un cuenta cuentos escuchado atentamente por un coro de niños embobados. Es brillante, a veces te alucina la virguería conque está hecho, pero también artificioso, y tal vez innecesario.

Un buen ejemplo es el comienzo de esta novela. Pueden considerarlo spoiler, aunque yo no lo vea así. Esta novela empieza en el lejano futuro al que me referí antes, que son los tiempos del rey Arturo, donde la mismísima Nimue contrata a una soñadora profesional para investigar las leyendas del brujo Geralt de Rivia, la hechicera Yennefer y la brujilla Ciri. Esto da pie a reflexiones sobre los mitos y leyendas, la historia, las parabolas y el arte de la narración, y para hacer un resumen de lo ocurrido, usar breves flashbacks para mostrarnos por donde anda cada personaje y situar todas las piezas en el tablero. A mi entender, totalmente prescindible. Practicamente desaparecen a la mitad del libro, y afortunadamente, porque no era la historia que habíamos comprado. A veces tengo la sensación de que se enredaba con estas cosas para ganar tiempo e ir pensando lo que hacer.

Finalmente la novela avanza y avanza bien, muy entretenida, llevando a cada personaje a donde tiene que ir, y la historia alcanza su conclusión lógica, no apta para corazones dolientes, porque las cosas no acaban nada bien para casi nadie, y hay mas muertos que en una tragedia griega. No queda casi resquicio para la esperanza, en un ligero tono poético, porque aquí se llega al verdadero objetivo de Andrzej Sapkowski.

Sapkowski no pretende contar el armageddon final entre el bien y el mal, sino que utiliza los clichés de la fantasía para analizar el mundo real, el nuestro. Algunas metáforas parecen evidentes, como el reparto del mundo que llevaron a cabo los aliados después de la segunda guerra mundial, pero no es tan específico. En este volumen habla de cosas como los verdaderos motivos que llevan a las guerras, la despreocupación de los gobernantes por el bienestar de sus pueblos, en aras de la alta política, la limpieza étnica, los crímenes de guerra, la hipocresía con la que los ejércitos alientan estas prácticas durante un conflicto para luego condenarlas a su fin, las atrocidades que se cometen en nombre de la economía, el fanatismo en sus peores expresiones. Las consecuencias de la guerra sobre la población civil....

No lo que se describe no es agradable, porque es tremendamente plausible a pesar de ocurrir en un entorno fantástico con magos y enanos. Los personajes viven en un mundo injusto, que no pueden cambiar, y que castiga irrevocablemente a aquellos que "mean contracorriente". Un libro y una saga dura, en la que conviven la violencia y la ternura, lo sórdido y lo poético, la frialdad de los poderosos y la indiferencia del mundo, junto a la camaradería y la alegría de vivir. En resumen, a pesar de sus defectos, una gran obra.