Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

jueves, 9 de septiembre de 2010

"La estrella de Pandora" y "Judas desencadenado" de Peter F. Hamilton






Mira que me ha costado, pero finalmente he conseguido acabarme "Judas desencadenado", de Peter F. Hamilton. Ente este libro y "La estrella de Pandora", me habré tirado casi como un año, obviamente no leyendo todo seguido, pero si dedicándole un rato todas las semanas, lo que demuestra claramente mi nivel de cabezonería.

Esta serie ha tenido buenas ventas y críticas, cosa que me reafirmar en lo que siempre he opinado de los críticos. El argumento gira alrededor de un brillante futuro en el que la humanidad se ha expandido por la galaxia en el que una expedición científica desata una guerra que pondrá en peligro la existencia de la humanidad. Con eso puedo haber espoileado 300 paginas. Tranquilos, hay 1000 y pico mas.

Para poner las cosas en su sitio, dejemos claro lo que esta serie no es. Por ejemplo, no es ciencia ficción hard. Hamilton ha leído mucha ciencia ficción, y eso le permite disimular bastante bien, sabe que ideas coger de Clarke y de Niven para que la ambientación sea convincente, pero no lo hace con la gracia y el talento de Banks y Simons. Arregla todo a base de agujeros de gusano y campos de fuerza, si es que con los campos de fuerza se puede hacer lo que se quiera, que se lo digan a Sue Richards, pero el hecho de que se usen tanto en los space operas no los hace mas creíbles. Al final del "Judas desencadenado", además, se enreda en tediosas explicaciones y parlamentos expresados en una jerga pretendidamente científica, de la que ser avergonzaría el mismísimo teniente comandante Data.

Tampoco tiene especulaciones de gran calado. La gente lleva implantes para conectarse a internet que les despliega un windows virtual en la visión y se guardan los recuerdos para cambiar de cuerpo cuando mueras o te hagas viejo, si es que ganas lo suficiente. Eso si, todo el mundo asume que ninguna relación dura para siempre y se plantean con quien saldrán cuando se rompa la actual. Esa es la especulación mas audaz de Hamilton: "!EL AMOR ETERNO NO EXISTE!".


Hamilton juega con habilidad bazas seguras que ya han demostrado su éxito en otras ocasiones, y han servido para levantar legiones de frikis. Lo primero es generar un universo propio que sea lo bastante complejo: su federación es un paraíso capitalista, la expansión a través de agujeros de gusano a otros mundos permite un crecimiento sostenido eterno, los recursos jamas se agotan para los humanos, al contrario que lo que han experimentado los motiles durante sus siglos de encierro. Superficialmente es una democracia, aunque las dinastías de ricachones tienen tanto o mas poder que el presidente y manipulan la política a su antojo. El capital al poder, sin que en ningún momento se vea nada malo en ello. Sabedor de como a los frikis nos gustan los detalles irrelevantes de los mundos imaginarios, el autor se demora en la descripción, de cada mundo, cada ciudad, cada casa y calle, con un nivel de detalle, un cuidado y una morosidad, que solo puede definir con una palabra: aburrido.

Páginas y página de paja, que se acumulan sobre el lomo de de cada libro hasta alcanzar alturas prodigiosas. Durante mi adolescencia, cuando leí embobado Dune y los dragones de Pern, lo que mas me atraía de la literatura fantástica era la creación de mundos propios, cuanto mas detallados mejor. Por desgracia, hordas de escritores se sintieron atraídos por la misma idea, y demostraron que es mas un asunto de trabajo, que de talento. Crear el suficiente número de castas y clanes, (aunque aquí al menos no haya grupos con poderes psíquicos ni cosas así) para alcanzar un nivel de complejidad que resulte impactante, es cuestión de echar horas. Lo complicado es crearlos interesantes. Y no aburrir con su descripción. Jack Vance creó cientos de mundos, casi todos ellos interesantes, y te los plasmaba a toda pastilla, sin darte tiempo a aburrirte. Pero no todo el mundo es Jack Vance. En fin, con Hamilton se aprende, por otro lado, mucho sobre trajes chaqueta y tejidos de sport, lo que siempre puede ser de utilidad en un futuro.

Siguiendo con las reglas de éxito probado, una vez hemos creado este vasto escenario, cuanto mas complejo mejor, en el tenemos que situar un buen número de pesonajes, es imprescindible que haya varias tramas paralelas, una cierta intriga, un poco de conspiraciones siempre quedan bien, y los libros tienen que terminar en grandes y espectaculares batallas, en las que se haga acopio de una gran cantidad de gadgets armamentísticos inventados para la ocasión. Es aconsejable meter unas cuantas secuencias de acción por en medio, para que no se aburra el personal, y su poquito de culebrón, alguna muerte trágica y un romance.

Si lo haces bien tu agente te perseguirá para que escribas mas novelas ambientadas en ese universo, y los fans los quitarán de las estanterías de las librerías recién puestos, aunque luego en sus blogs no pararán de hablar de que desde el primero no haces mas que bajar el nivel. No se trata de un esfuerzo pequeño ni deshonesto. Solo el trabajo que debe haber supuesto mecanografiar los dos libros ya hace que Hamilton se merezca mi respeto, y no hay nada malo en intentar explotar un mercado existente, dándole al público lo que pide.

Lo malo, en este caso, es que la profusión de lineas argumentales hace que se maten unas a otras. Los dos libros son tan largos, pasan tantas páginas entre dos apariciones de un mismo personaje, que se pierde el interés en ellos y sus peripecias. La trama policíaca, por ejemplo, no es que sea difícil de seguir, es que es difícil recordar los nombres de los investigadores.

Para empeorarlo todo, tiene esa dichosa costumbre tan extendida de asumir que el lector tiene memoria de elefante, y que recordará perfectamente quien era aquel personaje que presentó hace 500 páginas, o peor, que si uno de los personajes intercambió un saludo con una persona, de la que solo sabemos el nombre, 300 páginas mas tarde todos sabremos quien es, cuando aparezca como protagonista de un capitulo.

Y no hablemos de las presentaciones de los personajes, con capítulos de 30 páginas para cada uno, en los que, al menos en un caso, no ocurre absolutamente nada relevante para la narración, excepto que se le presenta, y en los demás casi nada. O esos capítulos en los que no ocurre nada, pero que están ahí solo para que no nos olvidemos de otro personaje, que hará falta 400 paginas después. O cuando interrumpe todas las tramas para contarnos la historia de una civilización alienigena durante páginas y páginas.

Como se verá, parece que lo que mas me ha molestado, es que son dos libros muuuyyy largos. Y es bastante cierto. Disfrazada con cierto camuflate, esta obra no es mas que un entretenimiento ligero, o lo sería, si no pesaran tanto. A ratos engancha, a ratos cansa. No tengo nada en contra de un entretenimiento inteligente, de hecho es mi plato preferido. Pero el caso es que para una de batallitas contra alienigenas malos, junto con un poco de paranoia sobre un enemigo interno, no hacen falta tantas páginas. Por su mera definición, un entretenimiento debe ir al grano, y aquí la narración se va de tal modo por las ramas que acabas llegando a los cerros de Úbeda. Los cambios de escenarios y la alternancia entre subtramas cansan, se anulan unas a otras en vez de reforzarse. Las habilidades como escritor de Hamilton no ayudan demasiado. Sin ser realmente malo, es muy del montón, de modo que sus personajes son planos, su estilo carece de interés por sí mismo. Su sentido del ritmo es así-así, y aunque sus escenas de acción son todo lo holywoodienses que deben, no están descritas con particular habilidad ni brío.

En fin el caso es que es una lectura que no llena demasiado, y no compensa el tremendo esfuerzo mental y físico (los brazos acaban muy cansados después de 10 minutos de sujetar estos tochos), que supone su lectura. O al menos a mi no me lo ha compensado, sobre gustos no hay nada escrito, aunque yo lleve escritas muchas letras sobre el mío.

Lo que mas me ha gustado: tienen vías de tren a través de agujeros de gusano (los trenes creo que están un momentito en el aire antes de posarse al otro lado), de modo que puedes recorrer la galaxia en el metro.

El mejor modo de afrontar su lectura: Pues,... ahora que se está rodando la primera temporada de la "Canción de hielo y fuego", sería buena idea esperar a la serie de televisión.

8 comentarios:

  1. Soy un lector asiduo de CF desde hace muchos años y tengo que decir que no estoy de acuerdo contigo. El libro puede pecar de ser largo, pero no por ello deja de ser ameno. Se agradece que no se valoren las ideas políticas y que cada uno opine como quiera. La idea de los agujeros de gusano creados por la tecnología humana contrastados con los viajes silken es muy buena. Lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  2. Es agradable encontrar alguien que se lea una entrada tan larga. Por supuesto que nadie se ve obligado a compartir mi opinión. Por lo demas no se a que te refieres con "La idea de los agujeros de gusano creados por la tecnología humana contrastados con los viajes silken", ninguna de las dos es original, no dejan de ser redes de puntos de teletransporte de toda la vida, una creada por humanos bajo control humano, y otra creada por alienigenas sin aparente control.

    ResponderEliminar
  3. Yo los estoy leyendo, en orden inverso pues me topé primero con Judas... y sí es cierto que a veces se hacen largas tantas descripciones, pero en general se dejan leer bastante bien. Ayuda, eso sí, tener un reader y no tener que sujetar las dichosas mil páginas :)

    De todos modos, el que de una a otra aparición no recuerdes a los personajes bien puede ser por tu comentada necesidad de memoria de elefante... o por tirarse un año para leer dos libros. 300 páginas de diferencia son así dos meses, no me extraña que no los recuerdes.

    Saludos y tal.

    PD: Cualquier lector de estos libros seguro que se lee tu entrada sin pestañear

    ResponderEliminar
  4. Encantado de ver a otro por aqui Asturcon3. No tengo idea de esta novela ya se vendiera en formato digital.......:)

    La estrella de Pandora me lo leí en un mes como mucho, el resto del tiempo me lo llevó Judas desencadenado, porque me había quedado sin ganas de seguir y tuve que obligarme. Leérselos al reves me parece una locura, llegas a la película empezada, porque la historía continua, sin interrupcines, pero va, a cada cual lo suyo. En fin que te lo pases bien con su lectura, que eso es lo que cuenta.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo en lo de que este libro tiene mucha paja, de hecho lo he leido mirando cientos de páginas solo por encima, porque me parecían que no aportaban mucho. Por lo demás, me ha parecido de lo mejor que he leído últimamente en CF.

    ResponderEliminar
  6. Joder, pjct, ¿estás hablando de cientos? A mi ya me cabrean cuatro o cinco.... Si consideras que lo mejor en CF que has leído últimamente tiene cientos de páginas de relleno, no quiero ni pensar como será lo peor. ¿No has pensado en dejar el género?

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. He exagerado un poco con lo de cientos, pero más de 50 páginas he pasado por encima porque eran de personajes o situaciones que no me interesaban demasiado (Mark, los descensos en planeador, etc). También he de decir que tenía tanto interés en lo que pasaba y en ver como se resolvía el final que no quería estar un mes leyendo lo que a mi me parecía relleno; las dos partes en un solo libro habría sido lo suyo.
    "Los viajes de Tuk" creo que sí es lo mejor en CF que he leido este año, y en ese no me salté ni una página.
    Bueno, saludos y sigue así.

    ResponderEliminar