Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

jueves, 6 de abril de 2017

“El despertar del leviatán” de James S. A. Corey



Finalmente me he leído la novela en la que se basa la serie de televisión “The expanse” que aún no he visto y que tantas ilusiones ha despertado entre los aficionados a la ciencia ficción. Supongo que tendré que decir algo sobre el argumento: transcurre en un futuro relativamente cercano. La invención de motores de fusión eficientes ha permitido que viajar por el interior del sistema solar sea relativamente fácil. Marte está colonizado y en proceso de terraformación. No es la única colonia, el cinturón de asteroides está densamente poblado. Existe una hostilidad latente entre los cinturianos y los planetas interiores. En ese ambiente nos encontramos dos tramas paralelas, destinadas con confluir: Miller un veterano y duro policía de Ceres recibe el encargo de encontrar y devolver por la fuerza a sus ricos padres a una joven desaparecida . Por otro lado Jim Holden, el segundo de un carguero busca justicia y respuestas tras la destrucción de su nave y provoca una guerra entre los planetas interiores y el cinturón.

Esta novela ha tenido unas críticas en general positivas, aunque no han faltado algunas muy negativas


http://sentidodelamaravilla.blogspot.com.es


Ya no necesitaba mas para saber que me iba a parecer el libro: ni tanto ni tan poco.

El despertar del leviatán” es una novela entretenida, agradable de leer. Es bastante pulpera. No es ambiciosa, no pretende revolucionar el género y no pretende hacer nada original. Solo pretende capturar la atención del lector durante un buen porrón de páginas. Cumple con su objetivo. Ya debo de haberlo dicho, pero lo repetiré: considero que cuanto mas altos son los objetivos que te impones, mas fácil es cagarla. El dúo formado por Daniel Abraham y Ty Franck se imponen unos objetivos excepcionalmente bajos, pero los cumplen sobradamente.

Para ello, dejan en el tintero muchas cosas a las que el lector exigente de ciencia ficción está acostumbrado. La especulación, es casi inexistente, aunque, al menos, se ha hecho un esfuerzo porque todo sea plausible: no hay ni viajes ni comunicaciones a mayor velocidad que la luz, ni poderes psíquicos, ni campos de fuerza, ni gravedad artificial... La ambientación no es sobresaliente, casi todo transcurre en interiores de los que no se dan muchos detalles, fuera del origen de la comida, que parece obsesionar a los autores. Los grandes escenarios típicos de la space opera están completamente ausentes. Los personajes son tópicos y sospecho que está hecho a posta, para ahorrar tiempo en presentarlos y caracterizarlos. Toda la trama tiene un cierto tufo a “Residente Evil” en el espacio y a “Serenity”, mientras que el final es digno de un capítulo de Star Trek.

Nada de ello me ha molestado particularmente. Lo que si lo ha hecho es su duración. Seiscientas páginas son demasiadas para lo que está contando, máxime cuando la trama de Miller es bastante prescindible hasta que se alcanza la mitad del libro. La “investigación” de Miller,consiste en múltiples conversaciones con gente que le dice que deje de investigar. Gente que tiene una paciencia pasmosa, porque anda que no le avisan veces hasta que se deciden a tomar alguna medida. También me ha mosqueado un poco el momento en que la novela se termina ... pero todavía quedan ciento cuarenta páginas. El argumento se diluye durante un buen rato, antes de que los autores consigan reconducirlo para un NUEVO gran final.

Se me han enfriado bastante las ganas de ver “The Expanse”, porque si la primera temporada es solo la mitad del libro y son al menos diez capítulos, es que durante la mayor parte del tiempo no debe de pasar absolutamente nada. Una temporada para el libro completo parecería mas adecuada, porque no hay libro para tantos minutos.

George R.R. Martin dice que es la mejor space opera que ha leído en mucho tiempo. Debo de estar totalmente desconectado de la space opera, o eso o es que el género ha caído muy bajo los últimos años. Por lo que recuerdo, últimamente oscilaba entre culebrones poco emocionantes y colecciones de diapositivas de mundos imaginarios. Éstas últimas solían ser obras de escritores con mucha imaginación (mucha mas que los dos autores de la que nos ocupa) que resultaban ligeramente aburridas. Siempre me he preguntado porque se molestaban en escribirlas. Si no vas a hacer ninguna especulación científica, tecnológica o social, ningún tipo de reflexión, no intentas dotar de profundidad psicológica a tus personajes, careces de la menor ambición literaria, ¿cómo puede ser que encima seas aburrido? ¿Es que no tienes amor propio?

El despertar del leviatán” no es la mejor space opera que he leído en mucho tiempo. Por supuesto, no es Hyperion, pero es que tampoco le llega a la suela de los zapatos a la saga del “Espacio revelación” de Alastair Reynolds, con todos sus defectos. Aunque si que es bastante superior a la de “Las máquinas de Dios” de Jack McDewitt. Pero si que es una novela que ha devuelto al space opera la aventura que nunca debió perder.

1 comentario:

  1. Coincido en que ofrecen lo que prometen, que no es poco. Es entretenida, y ahora que he visto la serie, creo que es una buena adaptación, y en ciertos momentos mejora a la novela, porque se salta ciertas partes más tediosas. Yo sigo interesado en este universo y seguramente leeré la segunda parte.
    Por si te interesa: http://dreamsofelvex.blogspot.com/2016/11/el-despertar-del-leviatan-james-sa-corey.html

    ResponderEliminar