Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

viernes, 14 de abril de 2017

“The gap” la space opera de Stephen R. Donaldson. (2) Los libros



Esta extensa obra se compone de cuatro novelas y una novelette. Puesto que nunca se ha publicado en España y, a estas alturas no creo que nunca lo haga, no me voy a cortar lo mas mínimo con el tema de los spoilers. Vayamos una por una.



The real story” empieza cuando Nick Succorso, un galante y atractivo pirata espacial, consigue, por medios desconocidos, que Angus Thermopyle, otro bandido, bestial y violento, sea arrestado por robar suministros de una estación espacial y le arrebata su amante cautiva, la bella y joven Morn Hyland. Esta es la versión oficial. A continuación, la narración pasa a relatar lo que de verdad ocurrió, la historia real.

La novela transcurre en un ambiente de western de frontera, entre buscadores de minerales y forajidos. No existe una auténtica policía del espacio, solo una milicia privada, la United Mining Companies Police, supuestamente bajo el control del gobierno de la Tierra.Lo mas interesante de esta historia es que en el universo de “The gap” un porcentaje pequeño pero significativo de las personas que atraviesen el hiperespacio se ven afectados de problemas mentales “gap sickness” que les convierten en peligrosos. Para mantenerlos controlados, se les colocan implantes cerebrales que dan un control total sobre ellos a las personas que blandes sus controles “zone controls”.

La verdadera historia es que Morn Hyland era en realidad una alférez de la UMCP enferma de “gap sickness” cuya enfermedad se manifiesta cuando su cuerpo es expuesto a altas aceleraciones. Mientras su nave perseguía a Angus Thermopyle, sufrió el primer brote de su enfermedad, que le hizo activar la autodestrucción de su nave, matando al resto de la tripulación, que se componía básicamente de sus familiares. Angus Thermopyle la rescató de los restos del naufragio, aunque no antes de asesinar al otro superviviente, el capitán, su padre. La colocó un implante para tenerla controlada y se dedicó a violarla, maltratarla y jugar con su cerebro hasta volverla adicta al "zone control".

Finalmente Hyland colabora con el bandido rival Succorso para librarse al fin de su esclavitud pero, en el último momento, justo antes de que Thermopyle sea arrestado, éste compra su silencio entregándole el “zone control” y ella prefiere huir con Succorso que volver con las autoridades, que le habrían retirado el implante, privándola así de su único medio para soportar la culpa, el remordimiento y el trauma de su tiempo con Thermopyle.

Esta novelette sorprende por lo crudo de las situaciones que describe: violación, maltrato físico y psíquico y asesinatos a sangre fría, pero está lastrada por la voz narrativa que Donaldson elige: un narrador omnisciente que lo sabe absolutamente todo y que se empeña en contarlo y aficionado a la psicología de salón; ya saben, de esos que explican todo por un trauma de la infancia. Las partes en las que explica la vida de Morn Hyland antes de su terrible experiencia son rematadamente malas, huelen a falso y artificial y lo mismo ocurre con el pasado de Succorso. A pesar de ello la novelette se sostiene gracias a la profunda humanidad del personaje de Angus Thermopyle.

Cuando se habla de la “humanidad” de un personaje solemos referirnos a que es un personaje simpático o entrañable. Nada mas lejos de la figura del asesino despiadado de Angus Thermopyle. Cuando me refiero a su humanidad quiero decir que hay algo muy humano y reconocible en el profundo terror que impregna todas las horas de su existencia y en los estallidos de furia y de actividad frenética que este terror le provoca.

Tendremos que esperar un tiempo todavía, hasta que le coloquen un trauma en su infancia.


Forbiden Knowledge

Primera novela en condiciones de la serie. En muchas ediciones contiene “The true story” y la verdad es que no tiene el menor sentido si no la has leído. El universo de la saga se amplia con la inclusión de los Amnion y los líderes de la UMCP. Descubrimos que existe una raza extraterrestre a la que por algún motivo el narrador listillo de la anterior narración se olvidó mencionar, con la que la humanidad se encuentra en una situación de guerra fría. Los Amnion, supuestamente, se atienen a rajatabla a sus tratos, tienen una tecnología superior a la terrícola, aunque algún misterioso problema con los medios de fabricación, son expertos en biología y manipulación genética y producen “mutágenos” que inyectan a otras formas de vida para transformarlos en Amnion. Su objetivo es asimilar algún día a toda la raza humana y a cualquier otra especie con la que se encuentren.

La UMCP protege a la humanidad del Amnion y de los ilegales que comercian con ellos, ofreciéndoles alegremente seres humanos que transformar, pero ha sido utilizada por Holt Fasner, el director de United Mining Companies como instrumento para ejercer su poder sobre la humanidad. Las intrigas de Warner Dios, el director de la UMCP, para arrebatar ésta de las garras de Holt Fasner y convertirla en un auténtico instrumento de defensa de la humanidad centrarán la serie a partir de ahora.

Esta es la novela del ciclo dedicada al personaje de Morn Hyland. Después de haber sido “rescatada” por Nick Succorso y sin medios de abandonar su nave, sabe que le resultará imposible negarse a “agradecérselo”. Su reciente experiencia con Angus Thermopyle le hace la perspectiva intolerable, así que empieza a experimentar con el “zone control” para modificar sus propias emociones, hasta conseguir programar la excitación sexual. Eso será solo el comienzo, según las crisis se suceden una tras otra, también lo utilizará para suprimir el cansancio, el miedo, inducir el sueño o desconectar totalmente la mente durante los periodos de altas aceleraciones.

Por el camino descubrirá a través de un compañero de tripulación que la UMCP paralizó y silenció unas investigaciones que habían creado un antídoto a los mutágenos Amnion, para que Holt Fasner pudiera mantener aterrorizada a la humanidad con la amenaza del ogro Amnion. También que está embarazada de Angus Thermopyle.

Hyland engañará a Succorso, haciéndole creer que el hijo es suyo para que le permita tenerlo. Con el propósito de minimizar el tiempo durante el que sería una carga para la tripulación, Succorso hará un trato con los Amnion para que aceleren su crecimiento y le implanten los recuerdos de Morn Hyland. De modo que Davies Hyland se convierte en otro personaje del reparto. Por motivos nunca explicados de un modo satisfactorio, Davies Hyland representa para los Amnion la clave para crear topos de aspecto humano que no despierten sospechas, así que le perseguirá durante el resto de la serie.

La idea de poder modificar el funcionamiento de tu propio cerebro, como hace Morn con el “zone control”, un poco al estilo del órgano de estados de ánimo de “Sueñan los androides con ovejas eléctricas” es fascinante, pero Donaldson no saca de ella todo el jugo posible, no es mas que otra herramienta de las muchas que utilizará Morn, que en esta novela hace gala de una cantidad de recursos que desaparecerán en las siguientes. Una herramienta cuyo uso tiene un precio, la adición y el desgaste físico y a la larga psíquico, pero Donaldson no consigue transmitirlo con su prosa, como tampoco consigue que nos creamos a Morn Hyland. Es un personaje atormentado por la culpa, el auto aborrecimiento y el trauma, pero Donaldson no transmite su tormento. Sus tendencias suicidas apenas se mencionan, su conflicto interno, cuando descubre su embarazo, se soluciona muy rápidamente, sin resultar emotivo. Sus flaquezas emocionales se mencionan pero no se consigue que el lector las experimente, permaneciendo el autor demasiado ocupado haciéndola superar un desafío tras otro.

Todo lo contrario ocurre con Nick Succorso, cuya figura se apodera de la función y salva en buena parte la novela. Parece que a Donaldson se le dan mejor los personajes desagradables. Nick Succorso es descrito como un egomaniaco que se ha creído sus propias bravatas, amoral, brillante y arrogante, a partes iguales, obsesionado con su fama y capaz de llegar a extremos inusitados para demostrar que nunca pierde. Resulta tan repulsivo como atractivo.

Hacia el final de Forbiden Knowledge reaparece Angus Thermopyle, reconvertido en un cyborg por los responsables de la UMCP, con el objetivo de enviarle en una misión encubierta al espacio prohibido, a la vez que se presentan al resto de los personajes que protagonizarán los restantes volúmenes de la saga.


A dark and hungry god arises.

En esta novela nos olvidamos casi por completo de Morn Hyland, mientras el argumento se bifurca. Por una lado, están las intrigas entre Warden Dios y sus hombres contra Holt Fasner, que son bastante aburridas y por otro la misión de Angus Thermopyle, en la que volverá a enfrentarse a Nick Succorso, a quien la traición de Hyland ha convertido en un tipo rencoroso y mezquino, carente por completo del atractivo que mostraba en el episodio anterior. Angus Thermopyle, por su lado, se ha convertido en un auténtico “terminator”, con fuerza aumentada y láseres incorporados, pero su mente está controlada por una computadora que restringe su comportamiento. Otra idea interesante, quizá la última que encontraremos en la serie, que en está ocasión si que ésta bien desarrollada. Existen unos códigos de prioridad, que convierten al que los recite en su amo y señor y, aunque no reciba órdenes directas, su acciones están regidas por una serie de reglas que lo mantienen dentro de los parámetros de la misión. Como es lógico, es imposible que dichas reglas puedan predecir todas las situaciones posibles y a menudo llevarán a Angus Thermopyle a encrucijadas y situaciones de interbloqueo. La posesión de los códigos que controlan a Thermopyle será disputada a lo largo de la serie, mientras que él se peleará continuamente con las reglas de su programación, intentando esquivarlas y subvertirlas.

La inculpación de Thermopyle fue utilizada como excusa para otorgar todavía mas poderes a la UMCP y a Holt Fasner. El testimonio de Morn Hyland podría revelar toda la maniobra, por lo que Holt Fasner hace que Angus Thermopyle sea programado específicamente para no prestarla auxilio, pero Warden Dios lo re programará en secreto para que haga justo lo contrario. El propio Thermopyle está lleno de lealtad a Hyland, porque ella mantuvo su parte del trato, no revelando nunca su implante cerebral, lo que le habría acarreado la pena de muerte.

Este es sin duda el volumen mas aburrido de toda la serie, debido a la profusión de páginas que se dedican a politíqueos y conversaciones aburridas, que nos apartan de la aventura de space opera que es lo única razón de que lo estemos leyendo, aunque mejora notablemente en su final.



Chaos and order y This day all gods die

Para abreviar, trataremos, los dos últimos libros juntos. En ellos se narran una serie casi ininterrumpida de combates y batallas espaciales, engarzadas en los esfuerzos de Morn Hyland, Angus Thermopyle y un pequeño puñado de aliados por volver a la Tierra y exponer las oscuras maniobras de Holt Fasner (supresión de la investigación de anti-mutágenos, falsa imputación de Thermopyle y mas cosas que han ido ocurriendo)

Los increíbles recursos que mostró Hyland en Forbiden Knowledge han desaparecido por completó y no se puede atribuir a la pérdida del "zone control", porque sus hazañas mas descabelladas las realizó sin disponer de él. Ahora su comportamiento oscila entre el de una dama en apuros y una autoridad moral de la talla de Steve Rogers. Incluso da algunos discursos. Como ya he dicho antes, no me la acabo de creer. A Donaldson se le da muy bien colocar a sus personajes frente a conflictos éticos o morales, es un atractivo de su escritura. Cuando le ocurre a Morn Hyland, siempre elige la opción éticamente superior, a pesar de que sus decisiones conlleven riesgos descabellados. Es gratificante, en cierto modo. El lector no puede menos que admirarla, pero, después de lo que ha pasado, no puedo acabar de creérmelo.

Thermopyle, por su lado, se convierte en una especie de John Mclane del espacio, en el que Hyland delega para salir de todas las situaciones peligrosas. El villano de The real story termina convirtiéndose en el héroe de la serie. Las semillas ya estaban en la novelette: llego un momento en que las vejaciones y maltratos a los que sometió a Hyland empezaron a asquearle hasta a él, que ella mantuviera su parte del trato la granjeó su lealtad eterna. Descubrir que tiene un hijo también lo afecta y por último, encontrarse con gente sincera que mantiene sus promesas. A pesar de todo ello, tampoco me lo acabo de creer por completo.

Y al que menos me creo es a Davies Hyland. Davies Hyland debería ser una mujer adulta atrapada en el cuerpo de un muchacho. No sólo eso, debería ser un reflejo distorsionado de Morn Hyland. Sin embargo, se comporta durante toda la serie como un adolescente belicoso. No cabe duda de que Donaldson confiere demasiada importancia a las hormonas.

El amplio catálogo de secundarios, aunque no dejan de ser tópicos, están bien caracterizados y cumplen su función, cediendo lo justo a la introspección. Desearía que Donaldson hubiera hecho lo mismo con los protagonistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario