Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

domingo, 24 de noviembre de 2013

"Los guerreros de Dios" de Andrzej Sapkowski





Si tuviera que ponerme a buscarle pegas a “Los guerreros de Dios”, lo crean o no, lo primero que señalaría es la dificultad de recordar los nombres de los personajes. Soy consciente de que parece una soberana tontería, pero hay tantos y tantos personajes, y sus nombres suenan tan raros a los oídos de un lector español, que es muy fácil perderles la pista, sobre todo cuando ha pasado tanto tiempo desde que se publicó la anterior entrega de la serie, y muchos de ellos son viejos conocidos. Justo es reconocer, sin embargo, que cuando esto ocurre suelen ser someramente presentados, y que no suele necesitarse mas. Es decir, si te dicen que tal personaje es "un viejo conocido", problamente eso sea lo único que necesites saber de él.

El lector nacional tiene otros problemas, el desconocimiento en nuestro país de los hechos y de la época que se nos narra. Antes de leer estos libros, había oído en algún lado hablar de que habían existido unas guerras husitas, pero no tenía nada claro lo que era. Estas novelas me han revelado que hubo auténticas cruzadas en pleno centro de Europa y que Checoslovaquia (si no me equivoco, putas fronteras que no se quedan quietas), se convirtió en un estado herético que resistió a las fuerzas papales y papistas durante un buen puñado de años. Sólo por eso ya merece la pena la lectura. Sin embargo, parece que no es tan desconocido en Polonia. Sapkowski cuenta con el conocimiento previo de sus lectores. Si no, no se explica que dedique tanto tiempo a describir a unos personajes, al principio de la novela, ¡que luego no vuelven a salir! Lo único que se hace es vaticinar su negro futuro. Está claro que los ha colocado porque asume que el lector estaba esperando su aparición, y que no se explaya sobre ellos porque asume que el lector ya conoce lo suficiente sobre sus vidas. No es mi caso. De igual modo, algunos chistes o referencias son imposibles de pillar, incluso con la esforzada ayuda de los traductores (A la referencia a una oración en el capítulo vigésimo primero me remito).

En otras ocasiones hablaría sobre la magnífica recreación histórica y esas cosas. Todavía me lo parece. No cabe duda, dada la cantidad nombres de figuras históricas y citas que aparecen, que la tarea de documentación ha sido ingente. Pero ¿ha sido bien plasmada en la novela? Pues no tengo ni idea, porque es un tema que no domino. A menos que algún día aparezca analizada en "Novela anti histórica", blog por cierto muy recomendable, cerraré mi enorme bocaza y me reservaré ese tipo de juicios de valor. En todo caso, salvo las partes relacionadas con magos, una visión muy idealizada del culto a la Diosa Madre, también presente en "Narrenturm" que me resulta demasiado new age, los cambia formas y los salta cuerpos, todo lo demás me ha resultado muy verósimil.

Por otro lado, en los primeros capítulos, hay un cierto "mareo de perdiz", como viene siendo habitual en Sapkowski hay un exceso de flashbacks y saltos temporales, adelante, atrás, vuelta adelante. Una estructura narrativa excesivamente compleja, ya que esa complejidad no aporta nada de por sí. Mención aparte merece el capítulo quinto. Bastante entretenido, funciona como una especie de resumen de los hechos ocurridos en "Narreturm" que vamos a necesitar saber para entender la historía. ¿idea genial o mera paja? He ahí la cuestión. Aunque es largo, se lee bien, y gracias a él se repescan los hechos importantes. El problema es que no hace avanzar la historía, al final del capítulo, todo está mas o menos igual que al principio, apenas tiene consecuencia. Una persona que acabara de leer el primer libro o que tuviera memoría fotográficia tendría la sensación de que se le está tomando el pelo.

En cuanto a las virtudes, son la que cabe esperar de un autor como Sapkowski, personajes bien definidos y llenos de humanidad, con comportamientos creíbles, un gran sentido del humor y una maestría absoluta en los diálogos.  Sapkowski es uno de los mejores escritores que he catado en los últimos diez años y su maestría literaria se deja ver en cada página. Leerle ya sería un placer, sólo por lo bien que escribe, sin contar con que lo que cuente sea interesante que lo es. Una vez el relato coge velocidad de crucero, las aventuras y desventuras de Reynevan de Bielau se hacen apasionantes. Es casi imposible soltar el libro mientras escapa de un captor para caer en manos de otro, una y otra vez, hasta que perdemos la cuenta.  Asistimos con él a los entresijos del conflicto husita, vemos la trastienda de las revoluciones, y tal vez de tdoas las guerras. las campañas de propaganda y antipropaganda, los saqueos, los estragos de la guerra, la conducta cruel y fanática que se da en ambos bandos., todo ello aderezado con periodos de calma, en los que avanza la situación personal de Reynevan.

Reynevan ya sabe pelear, ha comprendido algunas verdades de la vida, es mas tolerante, pero sigue siendo, en el fondo, tan ingenuo como en la anterior. Ahora ha abrazado por los motivos erróneos y con fervor casi fanático la causa husita, aunque, realmente, lo desconozca todo sobre ella. Esta serie me recuerda un poco a algunos cómics de Goscinny, en los que el personaje principal que da nombre a la serie es el menos interesante de los personajes de la serie, deslucido frente al puñado de locos que le rodean. Reynevan es menos interesante que Scharley y sobre todo, menos interesante que Sansón Melies, ese pedazo de hallazgo capaz de comerse toda la novela, si el autor le dejaran.


En fin, terminemos que empiezo a divagar, los que ya hayan leído a Sapkowski ya pueden esperarse lo que se encontraran, momentos divertidos, momentos emocionantes o terribles, intervalos tranquilos y una visión mas bien pesimista y desesperanzada de la vida en la que  la injusticia y las calamidades campan a sus anchas por el mundo. Dicho a si, suena muy lúgubre y sin embargo poco hay mas luminoso que leer a Sapkowski reflexionar sobre el mundo actual mientras nos cuenta sus historias de magos y hechiceros, ya sean situadas en el universo de la leyenda o en el del pasado histórico. Pues la vida puede ser terrible pero tan bien gozosa y leer a  Sapkowski es uno de esos gozos. Los que no lo hayan hecho, deberían probarlo.

2 comentarios:

  1. Igual cuando estés aburrido te interesaría leerte algo mío... jeje... He colgado tres libros de ciencia-ficción en Bubok, que pueden descargarse gratis. "Tesai" es muy cortito y se lee en un pispás.

    ResponderEliminar
  2. Hace años adquirí la costumbre de comprarme todos los libros que parece que me puedan interesar, antes de que desaparezcan. Consecuencia, hay una pila de libros gigante en mi casa, probablemente mas de los que me de tiempo a leer en mi vida, ya nadie me regala libros y miro con odio al que intenta convencerme de que me lea alguno mas. Aún así, siempre puedes convencerme, cuantame de que van, que tipo de ciencia ficción escirbes, que pretendes, si es que pretendes algo....

    ResponderEliminar