Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

sábado, 19 de junio de 2010

SPIN de Robert Charles Wilson



Spin es la primera novela que leo de Robert Charles Wilson, así que no puedo decir mucho de él. Los resúmenes de sus novelas indican que casi todas ellas tratan de como evoluciona el mundo ante un hecho impensable y extraño, que lo altera por completo y cambia la visión de sus habitantes.

Spin no se trata de una excepción. De repente, la tierra es rodeada por una misteriosa membrana que la aisla del flujo temporal del resto del universo, un año en la tierra equivale a 100 millones de años en el exterior. Las estrellas han desparecido, los móviles o las comunicaciones por satélite no funcionan, y los seres humanos tienen que vivir con el hecho de que en algún momento dentro de sus propias vidas, unos cincuenta años, la tierra dejará de ser habitable.

La novela cuenta como reacciona el mundo ante este hecho, a través de tres personajes principales, los mellizos Diane y Jason Lawton y su mejor amigo Tyler Dupree. Jason toma como responsabilidad personal la salvación de la especie humana, o al menos la comprensión del fenómeno de la membrana, que pronto será llamada Spin, por cierto, que mis recuerdos del modelo atómico no me permiten entender porque. Diane busca refugio en la religión y Tyler, .. bueno. Tyler podemos decir que sigue con su vida. En mi opinión hay algo de lo que yo llamo el "síndrome del narrador", en este libro. Tyler es el narrador, como tal, su función principal es la de ser testigo de lo que hacen otros y contárselo al lector, con lo que queda un poco desdibujado, sabemos mas de gente a la que ve un par de veces al año que de el mismo. El trauma del Spin, y su complicada relación con Diane le crean trabas para relacionarse y abrirse a otras personas, pero se convierte en médico, es una persona amable y compasiva, aunque algún personaje secundario se lo eche en cara, y un amigo fiel.

La evolución del mundo es totalmente creíble, tras los periodos histeria iniciales, la gentes sigue mas o menos como siempre, aunque haya una pérdida general de expectativas y aumenten los suicidios, el fin está demasiado lejos, y muchas personas, como el padre de los hermanos Lawton, ven la situación como una ocasión de sacar tajada. La mayor parte de la gente sigue con su vida mas o menos igual, y por supuesto aumentan los cultos religiosos, su evolución también parece lógica, de un explendor hippy-dionisiaco de pasárselo bien ante los últimos días con el que empiezan, poco a poco, ante la cruda realidad de que el final de los días está a varias décadas vista y hay que vivir, se va formalizando, dividiéndose, volviéndose mas conservador.

No soy una persona religiosa, mas bien lo contrario, por lo que me cuesta empatizar con estos puntos de vista, pero me irrita que en la ciencia ficción se tienda a infantilizar a los personajes que si lo son, convirtiéndolos en fanáticos estereotipados. La realidad siempre es mas complicada. Por eso me ha gustado que el personaje de Simon, el marido de Diane, aparece una persona simpática, de buenas intenciones, a pesar de sus efectos particularmente negativos que llevan a Diane a culto ultra extremista hacia el final de la novela.

La novela acapara múltiples virtudes, tanto en el plano literario como en el "ciencia ficcionero". Todos los personajes son humanos y tienen sus flaquezas, incluso Jason, y están bien desarrollados. Hay un cierto vértigo cósmico, ante la infinitud del tiempo a escala astronómica. El pasaje en que hay un intento de destruir el Spin, causándole un breve mal funcionamiento, la misma noche en que Tyler y Diane por fin hacen el amor, bajo un cielo de constelaciones cambiantes y estrellas aceleradas es para quitar el hipo.

Hay "sense of wonder" a patadas, cuando se intenta aprovechar el retardo del spin para terraformar marte, empleándose subjetivamente menos tiempo en ello del que a un persona cuerda le llevaría leer la trilogía de Kim Stanley Robinson. Además, se dan unas explicaciones convincentes de los motivos que llevaron a la creación del Spin y una hipótesis interesante, aunque no original, de la vida en la galaxia.

Por Internet corre una frase, no recuerdo de que comentarista, que dice que nunca hay que explicar los misterios de un mundo imaginado. Necesitaría todo un post decir lo que pienso de esa opinión, y no sé si mi vocabulario consta de suficientes adjetivos. Afortunadamente, no es el caso de Spin. Si bien Wilson podría habérselo permitido, porque el tem de la novela no es la investigación del Spin, sino la vida bajo él, todo queda medianamente bien explicado.

El estilo es sencillo y elegante, sin florituras, pero capaz de expresar con la misma habilidad la angustia ante una persecución de la policía o un fin del mundo inminente, que las interioridades de los sentimientos de los protagonistas. Si acaso echaría en falta que el largo romance, habitualmente no admitido, entre Tyler y Diane cae en muchos de los estereotipos de la novela rosa, incluyendo el embarcarse en matrimonios avocados al fracaso destrozadas que destrozan vidas, pero incluso a estos tópicos consigue insulflar vida y naturalidad.

¿Que mas cabe decir?. Una novela de premisa, un "what if", ¿que sucedería si...?, llevados hasta todas sus consecuencias lógicas, una buena especulación, con sus momentos emocionantes y conmovedores, con personajes humanos y bien desarrollados. Me gustaría ser como Jason, pero me conformaría si pudiera ser como Tyler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario