Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

domingo, 24 de junio de 2012

"Yugurta" y "Buck Danny"

Me salgo un poco de lo habitual para hablar de cómics. Ya hace unos meses que la editorial Ponent Mon publicó sendos integrales de Yugurta y Buck Danny.
Una edición mas que correcta. ¿Como es el interior?




Pues el estilo de Yugurta es simétrico. Quiero decir que en los primeros albúmes el dibujo es malo, pero promete (Herman se acabará convirtiendo en un grande del cómic, pero todavía no lo era cuando los dibujó), y el guión es comprimido, parece que quieren meter demasiadas cosas en muy pocas páginas. En cambio en los últimos, el estilo de Franz ya está consolidado, presenta un acabado mas trabajado, pero no es muy bueno, y el guión es decompressing, se emplean páginas y páginas para que no pase casi nada. Los personajes son muy esquemáticos, al protagonista no hay quien se lo crea de puro bueno, y el vestuario es ridículo. Ideológicamente es agradable, pone fatal a los cabrones del imperio romano y hay una cierta exaltación de la rebeldía y la búsqueda de utopías, pero no es una obra que merezca la pena, salvo para los que sean muy fans de las historias de romanos.






En Buck Danny la calidad del dibujo es uniforme: es malísimo. Feo con ganas. Se trata de historias de aventuras en la segunda guerra mundial, así que es militarista con ganas. Los héroes son tipos de una pieza, valientes, heroicos y mayormente malos. Los malos son malos a rabiar, pero que muy malos, muy malos. Incluso diría que hay momentos involuntariamente racistas: hacia el final se revela que los mas malosos de los malos pertenecen a una maligna sociedad secreta que pretende expulsar a todos los blancos de Asia, lo que parece salido de un delirio de Robert E. Howard, como si los orientales fueran todos iguales y una amenaza para la raza superior. . Por otro lado, Charlier, como siempre, abusa de los textos en sus guiones y puede llegar a cansar y resultar farragaso. Además, hay veces en que se enrolla demasiado con un problema puntual, que, a pesar de lo dramático o peligroso que sea, (un incendio, un naufragio), no hace mas que demorar el avance de la historia.

A pesar de ello, Charlier es mucho Charlier, es sin duda uno de los mejores guionistas de comics de todos los tiempos. Su habilidad para crear intriga y suspense, para llevar las situaciones al límite, para enfrentar las inteligencias de sus héroes contra la de sus villanos, no tiene parangón, y resulta un comic muy entretenido y emocionante. Es un producto algo ajado, no se lo recomiendo a ningún fan de los superheroes, ni de los mangas, pero si a los fans de las aventuras clásicas. Los que se criaron con Julio Verne por ejemplo, puesto que comparten la obsesión con la documentación y la verosimilitud científica, descubrirán que como narrador de aventuras no le llegaba a la suela de los zapatos a Charlier. Le agradezco esta edición a Ponent Mon, así como la de "Barba roja", ya en preparación, y me pregunto: ¿Que ha pasado con "Michel Tanguy"?

No hay comentarios:

Publicar un comentario