Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

sábado, 1 de septiembre de 2012

"Mundos en expansion" de Joe Haldeman



Bueno, hay que reconocer que la espera se hizo larga, llegué a creer que jamás leería completa la trilogía de los mundos de Joe Haldeman, pero bien está lo que bien acaba, y finalmente se ha publicado el volumen que cierra la trilogía. Total, solo han pasado 25 años desde que leí por primera vez aquel ejemplar de "Mundos Aparte", subtitulado, "Trilogía de los Mundos 2". Por aquel entonces iba al instituto, ahora ya acabé la carrera y tengo doce años de experiencia en no llegar a nada programando en Java.

El retraso no se debido exclusivamente a los zarandeos del mundo editorial, aunque también. El propio Joe Haldeman tardó diez años en escribirlo. Mi teoría es que, en realidad, la historia terminó en "Mundos Aparte", pero lo había titulado "Trilogía", porque desde los tiempos de Tolkien se ha demostrado que las trilogías venden muy bien, así que no quiso ser menos y decidió escribir su propia trilogía, aunque el argumento se le acabó en el segundo. De hecho "Mundos" y "Mundos aparte", realmente forman una unidad, en "Mundos" realmente no ocurre demasiado, y cuando empieza a ocurrir, se acaba, En cambio leídas en conjunto, le sobran demasiadas páginas al comienzo, pero la cosa mejora mucho.

En todo caso, las dos primeras describen un futuro-pasado en el que existen Mundos (asteroides o habitats artificiales puestos en orbita alrededor de la tierra), como una guerra acaba con la civilización y como los Mundos intentan reconstruirla. Esta novela no tiene nada que ver con eso.

Durante "Mundos aparte", los mundos lanzaban una nave estelar con el objetivo de colonizar un mundo en órbita de otra estrella. Esta novela es fundamentalmente la historia del viaje de esa nave. Se mantienen algunos personajes, la protagonista por supuesto, pero el escenario y la temática han cambiado. De hecho se deshace de los Mundos de un modo más bien poco elegante.

Así que ya sabéis, la historia de un largo viaje, por debajo de la velocidad de la luz, con todos los problemas que conllevan la convivencia durante tanto tiempo en un entorno tan reducido. Haldeman hace un trabajo asombroso de documentación y especulación, pensando en todos los problemas que se pueden presentar en tal viaje, y algunos que resulta raro que se presenten. En efecto, resulta impresionante la cantidad de catástrofes, tragedias y decepciones contra las que se tienen que enfrentar los esforzados colonos. En manos de otro escritor, eso se podría haber convertido en un culebrón lacrimógeno de la peor especie. Por fortuna, Haldeman no se recrea en el dolor y el sufrimiento, aunque no lo elude, no le da mayor importancia, lo considera una parte ineludible de la vida. En ese sentido, los amantes de los culebrones también se sentirán decepcionados, porque, falta de sentimentalismo aparte, en un culebrón uno espera que después de hartarte de sufrir y sufrir, los protagonistas tengan su recompensa y sean felices lo que les quede de vida. Aquí no hay esa catarsis, no hay una compensación moral, por más que les vengan encima tragedias y tragedias, el cupo no se cierra, siempre pueden ocurrirles alguna nueva.

Y tampoco se puede decir que realmente lo pasen tan mal. Como ya dije, es una parte ineludible de la vida, a la que los personajes se sobreponen una y otra vez, y se las apañan para disfrutar de la vida a pesar de todo. Típicos personajes de Haldeman, son escépticos, eficientes, irónicos, saben reírse de si mismos y sexualmente son totalmente desinhibidos. Se folla mucho este libro, al estilo de los años sesenta, pero eso no es una novedad. El que se haya leído los dos anteriores ya conocerá bien a Marianne O'Hara. Hay gente para todo, pero el que no se hubiera encariñado ya con este bichejo deslenguado, probablemente se enamorará en este, no porque cambie, sino porque es difícil no simpatizar con su directo y divertido modo de ver la vida.

Haldeman nunca juzga a los personajes ni sus decisiones, mantienen una postura imparcial, quizá excesivamente imparcial. Por ejemplo, la imposibilidad de la democracia en una nave espacial, que a todos los efectos es un pequeño mundo en sí, le parece algo tan de sentido común que nunca lo cuestiona. Muchos de los problemas con los que se enfrentan son expuestos con gran didactismo, pero no resueltos, lo que no deja de ser algo decepcionante. Se nos explica los factores que deben tenerse en cuenta para una campaña de imagen, pero no se nos describe como fue la campaña subsiguiente. En otras ocasiones hace cosas parecidas, describe un problema, los protagonistas o el narrador enumeran las opciones de las que disponen, y eso es todo, a otra cosa mariposa.

No todo tiene que ser un relato-problema Asimoviano, es correcto hacer que el lector se plantee preguntas, pero resulta decepcionante que las preocupaciones acuciantes de repente se desvanezcan y no vuelvan a tener importancia en la historia. También habría sido de agradecer demorarse más en algunos parajes. Es una novela corta, en la que se condensan más de cincuenta años de acontecimientos, a veces el ritmo se hace demasiado vertiginoso.

Por lo demás, me ha sorprendido, aunque no debería, lo buen escritor que es Haldeman. Haldeman es un escritor sutil, de cuyas habilidades no me daba cuenta cuando tenía trece años. Es capaz despertar muchas sensaciones en sus lectores con muy pocas palabras, de pasar de la comedia al drama en unas pocas líneas. Por ejemplo, pocas veces he visto mejor reflejada la fascinación por la música con mayor habilidad que en la breve evocación de las manos de una pianista acariciando sus teclas. Sabe ser lírico y evocador cuando conviene. Debe de ser una delicia de leer en ingles, para los que sean capaces de esas cosas.

Por último, bueno, el final, claro. No lo voy a desvelar, pero es cuanto menos,... peculiar. Supone un cambio de temática muy brusco con el resto de la novela y con las dos anteriores, por supuesto. No es solo que empiece una historia nueva, es que concluye la narración poniéndose metafísico y filosófico. Es una reflexión interesante la que hace,... creo. No soy muy dado a las filosofadas, lo mismo podría estar tomándome el pelo, aunque es coherente, con su visión del absurdo de la vida (la vida es grandiosa, emocionante, aterradora e irrelevante). No se que le parecerá a los demás lectores. A mi no es que me haya emocionado, pero tampoco me ha disgustado, Estoy seguro de mas de uno lo encontrará decepcionante. Y por supuesto, hubiera deseado que a Marianne no le hubieran ocurrido tantas tragedias personales los últimos años de su vida.

En fin, ye me he leído el final de la "Trilogía de los Mundos". Ya puedo morir en paz.

3 comentarios:

  1. Jejeje, parece que ha costado zanjar esta trilogía...
    Me leí Mundos hace unos años y me gustó, Mundos Aparte lo cogí de casa de mis abuelos y ahí está, esperando a ser leído...
    La verdad es que me llevé una sorpresa al ver en la FNAC este libro, porque estaba en la misma situación "perdida" que la continuación de La Guerra Interminable. Ver esta novela me da esperanzas de leer Forever Free en nuestro idioma dentro de poco... ¡ojalá!

    ¡Saludos! :D

    ResponderEliminar
  2. En la sección de próximos lanzamientos portal de literatura fantástica (http://literfan.cyberdark.net/Proximamente.htm), "Forever Free", aparece como próxima novedad de Nebulae. Ahora bien, creo que ya lleva mas de un año en esa sección.

    Sé que está traducida (por Rafa Marín), porque el mismo lo comentó en este blog (http://pepefoton.blogspot.com.es/2011/08/libre-para-siempre-de-joe-haldeman.html), a raíz del comentario que hice de la publicación en tomo conjunto en España de las adaptaciones al cómic de "La guerra Interminable" y su secuela.

    A juzgar por dicha adaptación, aunque entretenida, no nos perdemos nada por no poder leer la secuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el enlace!
      Qué gracia, he visto tu entrada y resulta que ahí fue donde vi esa comiquil novedad editorial por primera vez y la ironía de que aún no hubieran publicado en español la obra original...
      Es una alegría ver que Forever Free ya está traducida, pero espero que se pongan las pilas pronto...

      ¡Saludos! :D

      Eliminar