Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

jueves, 30 de junio de 2011

Shadow Land



Finalmente se publico "Shadowl Land" y se han cumplido todos los presagios. Es decir, una saga floja y previsible. Diremos en su favor que resulta medianamente entretenida, y que el apartado gráfico es bastante decente. Roberto de la Torre lo hace bien, aunque me sigue pareciendo innecesario emborronarlo todo y le dé por ponerle perilla a Danny Rand. Billy Tam cumple y el Checheccto la caga. Andy Diggle acumula tópico tras tópico, y le hace a uno preguntarse porque está tan bien valorado este hombre.

Quiero decir, “Los perdedores” estaba muy bien, un divertimento inteligente, pero aparte de eso ¿Qué ha hecho? Unos cuantos episodios de los Thunderbolts que no estaban mal, pero que ni eran una maravilla ni llegaban a ninguna parte, un thriller flojillo “El cazador de ratas”, y algunas otras cosillas de poca envergadura, donde predomina la acción, no tengo absolutamente nada en contra, pero esos mimbres le ponen en la categoría de Chuck Dixon o Larry Hama, no en la del Miller bueno ni el Brubaker. Es difícil decir si la culpa es toda suya, o hay que atribuírsela también al Quesada, las influencias editoriales han campado a sus anchas, convirtiendo lo que Diggle pretendía que fuera una saga de muchas, en la única de su etapa, una etapa mas breve de lo que pretendía, y convertida en un crossover de los personajes urbanos, algunos de los cuales no encajan por ninguna parte en la historia (Hablo en concreto de Lobezno y su incorporación al final “porque si”). ¿Y que pinta Pantera Negra ocupando su puesto al final?. A ver que otro personaje reemplace al héroe bajo el disfraz es una táctica común, que puede o no resultar, pero ¿a que Pantera Negra?. La verdad es que yo hubiera preferido a Foggy Nelson, al menos habría sido un personaje de la serie. Para hacer esto Pantera Negra hubiera debido estar en danza por los tebeos de Daredevil durante unos cuantos números. Así el lector de la colección podría haberse sentido implicado con el personaje. Pero no ocurre así, aparece por sorpresa al final en lo que parece un anuncio publicitario de una nueva colección, pero no la continuación de nada.

Esperaré a emitir mi juicio sobre Diggle hasta que vea si llega el “Reborn”, que ha tenido mejor recepción, y que parece que será la última historia decente del cuernecitos que leeremos en mucho tiempo. Ya expliqué aquí la opinión que tengo de Mark Waid, y cada vez que abre la boca para explicar sus planes me hecho a temblar.

La edición es curiosa, tomo supercaro con la serie principal del crossover y los episodios de la colección regular, remontados para que encaje bien y secuencialmente las distintas partes. Normalmente me parecería un engendro, pero creo que ha quedado muy bien, a pesar de la disparidad gráfica da una mayor sensación de todo y de leer una sola historia en vez de una agrupación de números de diferentes colecciones.

En fin una historia entretenida, con algún buen momento, pero en líneas generales flojilla y poco interesante. Tal vez los fans de los cross overs y grandes eventos, esas historias sin mucho sentido que consisten en que un montón de héroes se pasean de un lado a otro, en ocasiones sin pegarse, con la única finalidad de abarrotar las páginas de figurines, sean mas capaces de disfrutarla, yo personalmente las odio (Espero que Mark Wolfman se arda en el infierno durante toda la eternidad por su invención).

No hay comentarios:

Publicar un comentario