Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

miércoles, 25 de enero de 2012

"El lobo de las estepas" de Conn Iggulden



Gengis Khan siempre ha sido uno de mis ídolos. Puede sonar muy fuerte, pero esta afirmación tiene su origen en el tomo de "Historias selecci´n", que había en la habitación de mis hermanos durante mi niñez. La vida de Temujin parecía una novela de aventuras, y una novela buena. Tenía venganza, la forja de un reino y muchos de los tópicos que luego popularizó la fantasía épica. Personalmente no encuentro mucha diferencia entre cierto tipo de novelas históricas y la fantasía heoica. De hecho, he acabado prefiriendo la primera, es complicado inventarse un mundo mas complejo e interesante que el real, y aunque en ocasiones no lo parezcan algo tienen del mundo real y algo se aprende. De hecho, simultaneé el comienzo de este libro con el comienzo de "La voz de las espadas" de Joe Abercrombie, y acabé abandonándolo, no había color.

Así que Temujín, el segundo hijo de Yesegeu, el líder de los lobos, es abandonado junto con su madre y sus hermanos por la tribu cuando este muere y es reemplazado por un vasallo poco fiel. La familia sobrevive en unas condiciones horrendas, Temujin empieza a reunir a su alrededor a otros marginados y descastados, crea su propia tribu, mejora sus estrategias y armas, aglutina bajo su mando a otras tribus contra la invasión tártara y finalmente se cobrará su venganza.

El primer volumen de la serie "Conquistador", es una lectura muy agradable. Una novela de aventuras bastante buena. Las costumbres mongolas parecen bien reconstruidas. No conozco al Khan de Khanes lo suficiente para saber si es fiel a la historia o no. Se parece bastante al libro de mi niñez. Una mirada a la wikipedia indica que se ha tomado bastantes libertades. Pero no es eso lo que me molesta.

Lo que me molesta es algo intangible. No lo que hay sino lo que no hay. Las psicologías de los personajes parecen correctas, pero no son particularmente interesantes. Abundan los momentos dramáticos, pero no llegan a conmover. Las batallas y combates son entretenidos, pero no hay verdadero aliento épico ni una gran emoción. No hay nada demasiado malo en esta novela, pero tampoco destaca por algo en particular, que me haga recordarla o que le otorgue a Iggulen su personalidad como autor.. Es una mas. Eso es todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario