Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

jueves, 17 de enero de 2013

"Los mares grises sueñan con mi muerte" de William Hope Hodgson

La lectura de la recopilación de las hazañas de Carnacki el caza fantasmas despertó mi interés por la obra de William Hope Hodgson. Ya había degustado algunos de sus relatos marinos en una antología de menor tamaño y ambición, y no pude resistirme a poner mis garras sobre este volumen en cuanto estuvo a la luz. Se trata de un libro gordo, de algo mas de 700 paginas, que incluyen un diario de a bordo, una selección de su poesía, un ensayo sobre su vida, su obra, su repercusión y un posible enfoque psicoanalítico, amen de un diccionario y notas de términos náuticos, introducción y ese tipo de cosas. No hay porque alarmarse, todo ello junto no debe de hacer mas de unas 100 páginas. El grueso de este grueso libro son los relatos, no todos ellos terroríficos, hay tres o cuatro semblanzas de la vida en el mar, varios con explicación científica, (y hay una larga tradición de relatos de miedo en los que al final se revela una explicación mundana para todo lo ocurrido), y algunos que son mas bien historias de aventuras, o simplemente marineras sin elemento misterioso alguno.Tampoco se alarmen, una vez mas son la minoría.

¿Porque debería ser causa de alarma? Porque Hodgson era mejor escritor "de miedo", que escritor a secas. Tenía una gran habilidad para crear intriga, ambientes inquietantes, sensaciones de amenaza que van poco a poco en crescendo... Sabía dar un buen susto al lector, sabía crear atmósferas, y sus terrores eran muy inquietantes. En ellibro encontrarán una buena selección de pulpos, gusanos o serpientes marinas, hongos infecciosos, algas que atrapan barcos como telas de araña, barcos que cobran vida o que son completamente mineralizados, ratas, mutadas o no, islas repletas de extrañas bestias con rostro humano, dementes, y sobre todo, el propio mar, indiferente al hombre, que oculta sus secretos malignos bajo su superficie cristalina y que se rompe en tormentas mas terribles que todo lo expuesto anteriormente.

Lo que no encontrarán será personajes desarrollados mas allá del tópico, relaciones humanas creíbles, algún tipo de reflexión, mas allá de una cierta crítica a las condiciones de vida de los marineros, especialmente los grumetes. El breve marco del relato no se presta a ello fácilmente, sin embargo otros autores si han sido capaces de salvar las limitaciones de tamaño.

Los admiradores de Hodgson deberán hacerse con él sin dudar. Los aficionados a la lectura, deberán hacer un balance de lo que les interesa o no. El libro no sólo es voluminoso, sino que es caro y ello debe ser tenido en cuenta. Los extras a los que me he referido inicialmente no le interesarán lo más mínimo, En un par de relatos, la profusión de términos náuticos vuelve algunos párrafos ininteligibles. En cualquier caso, es un tema muy sugerente y un autor que no solo domina el oficio del relato, sino que sabía de lo que hablaba.


2 comentarios:

  1. Descubrí a Hodgson a través de las colecciones de relatos de Valdemar, que ya de por sí eran de buena factura editorial. Pero este libro que reseñas es una verdadera maravilla para bibliófilos. Caro, pero sin duda vale la pena. En cuanto al contenido, hay de todo un poco, como bien dices, aunque he de admitir mi debilidad por este autor.

    Si no las has leído ya, te recomiendo también las novelas incluidas en 'Trilogía del Abismo', de Valdemar, que contiene una joya como es 'La casa en el confín de la Tierra'.

    ResponderEliminar
  2. "La casa en el confín de la tierra", lo leí en la colección de clásicos del terror de mi cuñada, una auténtica joya,efectivamente. En el apéndice de "Los mares grises sueñan con mi muerte", hablan también muy bien de "Los piratas fantasmas", que no he leído. También siento debilidad por Hodgson,a pesar de los dolores de cabeza que me produjo "El reino de la noche".

    ResponderEliminar