Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

martes, 28 de enero de 2014

"El legado de Prometeo" de Miguel Santander




Me disculpo por anticipado, tengo mi ejemplar de “El legado de Prometeo” prestado, así que no podré revisarlo para confeccionar la reseña, lo que acarreará que no podré precisar los nombres de los protagonistas.

El argumento, a grandes rasgos, es el siguiente. En un futuro cercano, atribulado por el cambio climático, el agotamiento de las fuentes de energía y desastres naturales, se descubre un agujero negro muy cercano, a unos dos años luz, creo recordar y se envía una expedición a investigarlo, con el objetivo de aprender a generar mini agujeros negros que puedan servir de fuentes de energía, energía oscura, lo llaman.

Aunque también hay personajes en la tierra, la mayor parte de la novela está centrada en las vivencias de los miembros de la expedición y las relaciones entre ellos. El resultado resulta agridulce, en mi opinión. Los amores y odios entre los expedicionarios resultan un tanto culebroneros y los personajes en exceso simples o bidimensionales, sin embargo tienen momentos de humanidad que los redimen. El joven aprendiz de psicólogo cuántico que acapara gran parte del protagonismo (ignoro si he escrito bien la profesión), no tardó en atragantárseme y caerme rematadamente mal. Por el contrario, su padre, con su autocompasión y sus problemas, me resultó un personaje mucho mas logrado. El resto los encontré bastante estereotipados, la chica maja, el villano manipulador, la militar heroica…

Con todo, debe admitirse que nunca aburre y que mantiene el interés y la emoción durante toda su extensión. La parte del león de dicho interés se lo llevan las especulaciones científicas e incluso sociológicas. El poco placentero futuro que describe es de lo más plausible, pero además tenemos la creación y el mantenimiento de una sociedad cerrada, descrita de un modo creíble, con una utilización muy interesante de la realidad virtual para la educación. Además por casi toda la obra flota uno de los temas mas queridos de la ciencia ficción, el despertar de la inteligencia, en que consiste la conciencia y como podría llegar a ella una inteligencia artificial.

Todos los aspectos científicos están bien documentados, a las pruebas me remito, al final de la novela figuran las referencias a todos los artículos usados en la documentación, pero eché en falta algo más de detalle y de audacia. Quizá por un temor excesivo a aburrir al lector, Miguel Santander no dedica demasiado tiempo a cosas como describir el agujero negro, que siempre encontré fascinantes, o a describir con detalle el proceso de Pemrose para generar energía, algo se hace, pero con tan poco detalle que me he quedado mas o menos igual. Podría decirse que a la novela le falta audacia, aunque correcta con la ciencia actual, no se atreve a imaginar una ciencia o una tecnología futura.

O tal vez esa impresión me la cause un exceso de la exposición a la ciencia ficción por mi parte. Me explico, llevo años y años leyendo ciencia ficción, eso hace que ya haya cosas que me suenan mucho. Por ejemplo, en algún capítulo se describe el viaje de los protagonistas a la cima de un ascensor orbital. En la bibliografía figura el artículo en el que Santander se ha basado para describir ese viaje, sin embargo a mi me resulta muy similar a descripciones parecidas de Arthur Clarke, Kim Stanley Robinson, Juan Miguel Aguilera y quien sabe cuantos mas. En fin, que la mayor parte de las cosas me han resultado poco innovadoras, me han sonado a ya consumido.

Lo que no quiere decir que no haya disfrutado la novela. Es el tipo de ciencia ficción que me gusta leer, y me alegra que se publique en España y, habida cuenta que se trata del debut de su autor en la novela (que no el relato), resulta un debut mas que prometedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario