Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

miércoles, 1 de abril de 2015

“Amanecer” de José Antonio Cotrina

José Antonio Cotrina parece empeñado en convertirse en el autor con más entradas en mi blog, mediante el método de ir distribuyendo con cuentagotas sus antiguos relatos por Internet. Y yo que se lo agradezco.

Al contrario que en su díptico “Mala racha” – “Salir de fase” que juntos configuraban una novela, aquí se trata de un relato, de notable extensión pero, relato, “novelette” que le llaman los extranjeros. Relato pertenciente al subgénero de “ciudades desiertas”. Este subgénero es ya un clásico dentro de la ciencia ficción y la fantasía, tanto escritas como filmadas, que ha dado lugar a obras maestras como la novela “Soy leyenda”. En la mayoría de las ocasiones, la urbana desolación se debe a algún tipo de catástrofe o plaga. En otros, como el que nos ocupa, ocurre, nunca mejor dicho, de la noche al día, sin aparente explicación.

            Joaquín despierta y todo el mundo parece haber desaparecido. Para empeorarlo todo, los sentidos del oído y del gusto también se han ido, al moverse deja tras de sí una especie de estelas. Las nubes y los rayos del sol naciente permanece inmóviles en el cielo. El lector veterano no tardará en adivinar el que ha sucedido, que no el porqué.

            Asistimos pues, a la desesperación de Joaquín. Su búsqueda de alimentos, de otros supervivientes... Durante gran parte de la historia, todo es más o menos entretenido, aunque deja una sensación de ya leído, ya visto. Hay algunas imágenes fascinantes, una atmósfera adecuadamente inquietante, pero nada demasiado sobresaliente. Las reacciones de Joaquín no me convencen del todo, tampoco él como personaje. Las cosas se animan un poco cuando por fin traba contacto con otros supervivientes, aunque estos no resulten demasiado carismáticos y Cotrina sacrifique la credibilidad por el bien de la narración. Me refiero a que los personajes desarrollan una capacidad de lectura de labios y lenguaje de signos que, con la ayuda de algunas notas, permite diálogos completamente fluidos entre personas que acaban de conocerse. La alternativa, claro está, habría sido eliminar los diálogos y entorpecer la narración.

            Pero el autor se guarda una as en la manga para la parte final. Una revelación, un giro inesperado y una sorpresa final, que cambian por completo el registro de la narración y engradecen todo lo que lo precedente. El tipo de cosas que no debes permitir que nadie te cuente y que eleva la calidad del relato a cotas estratosféricas. Un relato excelente.


2 comentarios:

  1. Coincido bastante con tu apreciación, aunque me hubiesen gustado más páginas, sobre todo en la parte final.
    Por si te interesa: http://dreamsofelvex.blogspot.com/2015/03/amanecer-jose-antonio-cotrina.html

    ResponderEliminar
  2. Leida tu reseña, creo que nuestras opiniones solo coinciden en que el relato nos ha gustado mucho, lo que no es poco precisamente.

    ResponderEliminar