Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

viernes, 10 de abril de 2015

“Vivir de noche” de Dennis Lehane



Hacía tiempo que tenía ganas de echarle un tiento a Dennis Lehane. Más o menos desde que sé que “Gone Baby Gone”, “Mystic River”, “Shutter Island” son adaptaciones de novelas suyas. “La entrega”, sino me equivoco, es una adaptación de un relato suyo, con guión del propio Lehane, quién además ha firmado la novelización de la película. Por si fuera poco, ha formado parte del equipo de guionistas de las series de televisión “The wire” y “Boardwalk Empire”. Curiosamente, fue la finalización de esta última, la serie de televisión que más me ha enganchado desde “Breaking Bad” cuyas tres últimas temporadas me vi muy seguidas, la que me decidió a leer la presente novela, puesto que transcurrían en la misma época, la de la gran depresión y la prohibición.

“Vivir de noche” cuenta la trayectoria vital de Joe Coughlin, hijo y hermano de policías, de atracador a gangster y desde su Boston natal a Tampa y Cuba. Después de ver sus adaptaciones fílmicas, cabía esperar una serie negra de la buena, seca y dura, perneada de tristeza, con personajes bien definidos, grandes diálogos, conflictos éticos y la sombra de la violencia planeando siempre sobre la historia. Eso es precisamente lo que encontrará el lector.

También hay una buena descripción de ambientes, aunque Lehane tenga siempre el cuidado no hacer alardes de erudición que ralenticen la trama. Esta fluye suavemente, aparentemente sin esfuerzo, atravesando momentos de calma para acelerarse tras dar un giro inesperado cuando menos te los esperas. Tras un inicios comienzo puede parecer algo moroso (a mi no me lo pareció, estaba presentando a los personajes) la cosa no tarda en ponerse interesante y así seguirá hasta casi el final.

Joe es un personaje peculiar, no es la pobreza, ni la ambición, lo que le lleva al crimen, es más bien una especie de rebeldía, no tanto contra la figura de su padre, que algo de eso hay, como contra la propia sociedad. Digamos que es un hombre que se niega a seguir las reglas establecidas y llevar una vida común y corriente. No carece de conciencia, para ser un gangster es casi una hermanita de la caridad, evita la violencia siempre que puede, así como involucrar a civiles y es leal a sus amigos y seres queridos.

La narración transcurre a lo largo de bastantes años, en los que Joe se va enriqueciendo y enfrentándose a una serie de crisis sucesivas. Aunque fácil de leer, es una historia dura. La violencia, cuando la hay, es estremecedora. También es muy pesimista, está cuajada de reflexiones sobre la ausencia de Dios y del más allá, en este aspecto puede ser ligeramente repetitivo, y sobre las consecuencias de los actos violentos.

Como única pega, diría que a veces es demasiado cinematográfica. Esto no es necesariamente un defecto, pero hay escenas que quedarían muy bien en una película, pero cuya fuerza Lehane no consigue transmitirnos con sus palabras, lo que si que me parece un defecto, y el tema del final.

Lehane tarda demasiado en cerrar la novela. Tenemos un clímax bastante emocionante. Un largo epílogo, que transcurre en Cuba, bastante bien escrito, y luego un desgarrador broche final, seguido de un nuevo epílogo, muy cortito y totalmente prescindible. El epílogo en Cuba se hace demasiado largo, puesto que todo ha terminado, el lector realmente no tiene motivos para leer estas páginas, salvo que ha pagado por ellas. No es que estén mal, tienen algunas reflexiones interesantes, pero no pasa nada y habiéndose terminado todo, aparentemente, seguir leyendo no tiene sentido. Sirven simplemente para hacer espacio hasta esa escena final. No sé, el autor debió de haberse buscado las vueltas para llegar a ella de un modo que resultara más impactante. Y la página final, sobra.

Únicas pegas que le pongo a una novela, por lo demás, prácticamente excelente. La traducción se me ha hecho rara, porque en las descripciones se habla continuamente del “color crudo” expresión que nunca había oído, pero que unas búsquedas por Internet revelan como absolutamente correcta. Como curiosidad, terminaré reseñando que esta novela recupera personajes de “Cualquier otro día”, novela que no he leído, por lo que puedo testimoniar que su  ignorancia no dificulta la comprensión de “Vivir de noche”, al parecer son varias historias, incluyendo la de los hermanos de Joe. Existe una secuela “World Gone By” donde se prosigue la historia de Joe, supongo que con destino final todavía más trágico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario