Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

viernes, 18 de noviembre de 2016

“Siete Evas” de Neal Stephenson (1)



No se debe opinar sin conocimiento, no se puede enjuiciar una novela sin haberla leído por completo. Precisamente eso es lo que me propongo hacer en este post, reseñar una novela que no he leído, al menos no por completo.

Si no son ustedes aficionados a la ciencia ficción, no acabo de entender que hacen leyendo este post. Si lo son, difícil será que no sepan el argumento de esta novela: una catástrofe de origen desconocido, quizá una colisión con un objeto superdenso, destruye la luna. Como efecto colateral, la superficie de la Tierra será destruida en dos años. La única esperanza de la humanidad es emigrar la mayor cantidad posible de gente al espacio, a un hábitat (o hábitats, es largo de contar) construido sobre la marcha a partir de la estación espacial internacional ISS (Izzy para los amigos)

La contraportada ya nos avisa de que la última parte de la novela transcurre cinco mil años después cuando la descendencia de las protagonistas supervivientes vuelve a la Tierra. 

En ese punto es donde he interrumpido la lectura, para darme un respiro. En los últimos tiempos he desarrollado cierta alergia a los tochos y “Siete Evas” es un tocho muy grande. Dado que los vínculos emocionales con los personajes van a desaparecer, absorbidos por ese abismo de cinco mil años, me ha parecido un buen momento para hacer una pausa.

Lo que no quiere decir que el libro me haya cansado, en absoluto. Esta parte de la novela que estoy reseñando, que ocupa algo mas de sus dos terceras partes, me ha encantado. “Siete Evas” se puede considerar la historia de supervivencia definitiva. Un grupo variopinto de personas se enfrenta al enemigo mas despiadado y peligroso que pueda existir, el espacio. El motor de la novela es la lucha por la supervivencia en dicho ambiente, el mayor desafío que jamás haya afrontado la humanidad.

Stephenson hace un trabajo minucioso y detallado, definiendo todos los peligros y problemas que conlleva este desafío, sus posibles soluciones y las cosas que pueden dar al traste con ellas. Como no, al final la naturaleza de la humanidad determinará que ella misma sea su peor enemiga. El autor se apoya en un trabajo descomunal de documentación que hace digerible al lector sin dificultades, sin alardes didácticos, proporcionando la información estrictamente necesaria para comprender la trama y explicándolo todo con sencillez, no haciéndose nunca pesado.

Resulta alucinante pensar que la novela transcurre en un futuro de “pasado mañana”. La robótica parece algo mas avanzada que en la actualidad, digo parece, es el tipo de campo que te sorprende de las maravillas desconocidas que esconde, hasta que alguien las publica en youtube. Una iniciativa de minería espacial se encuentra en pañales y el asteroide Amaltea está pegado a la ISS. Tengo mis dudas sobre los avances que aparecen en secuenciación genética. Fuera de eso, toda la tecnología que aparece en el libro es prácticamente idéntica a la actual.

Frente a esta exhibición de buen hacer, lo mas flojo son los personajes. No me entiendan mal, si están ustedes acostumbrados a consumir betsellers, no encontrarán nada malo en ellos, son ligeramente mas profundos que los de una película de holywood, pero pueden ofender a los puristas de la alta literatura.

Como todo en esta novela, cumplen su función. Aunque se trate de una novela en la que acontece el fin del mundo, no se trata de una novela sobre el fin del mundo, sino sobre la supervivencia de la humanidad, cuando llega dicho fin. Contar de modo adecuado el devastador impacto emocional que sufren sus protagonistas, implicaría flashbacks, mayor número de personajes, efusión de momentos dramáticos y catastróficos… Nada malo, se ha hecho otras veces y ha dado lugar a buenas obras, pero habría dilatado todavía mas la altura del lomo de este tocho estratosférico y, mas importante aún, no era la historia que Stephenson quería contar, quién como ya he dicho, está mas interesado en las estrategias de supervivencia y en la adaptación al espacio.

Esto es lo que quiere contar y lo cuenta con un sentido del ritmo envidiable. Acción que no introspección. Romance que no novela (ja,ja,ja) Los personajes cumplen su función, están caracterizados lo justo, son nuestros ojos y oídos, consiguen que los amemos y odiemos, que simpaticemos y nos identifiquemos con ellos lo suficiente como para preocuparnos por su destino.

Lo mismo ocurre con el estilo. No es que sea cautivante, aunque no moleste. Sospecho que es el estilo con que Stephenson escribe habitualmente, aunque no puedo jurarlo, porque solo he leído previamente “SnowCrash” pero, en este caso al menos, es el estilo adecuado para lo que se cuenta. No puedo evitar acordarme de mi reseña de “Regreso a la isla del tesoro”. El estilo del poeta Andrew Motion podía ser cautivador, pero no era adecuado para la historia. El de Neal Stephenson es, siendo benevolentes, transparente, pero le sienta como un guante a lo narrado.

Lo único que me ha chocado un poco, es la última crisis, la que tiene lugar antes del epílogo. Es un momento crítico, en el que mueren un montón de personajes, la mayoría de los autores le hubieran dedicado entre cincuenta y cien páginas y hubieran intentado convertirlo en el gran clímax final. Sin embargo es contado con cierto descuido, en muy pocas páginas y con muy poco detalle, como si el autor estuviera ya agotado y quisiera concluir cuanto antes su tarea.

Fuera de eso, me ha parecido una excelente novela de ciencia ficción, que solo decepcionará a aquellos que no sientan la menor fascinación por la astronaútica, a los que recomiendo encarecidamente que se busquen otro blog que visitar.

Ahora, a leer un libro mas corto y luego nos pondremos a explorar el mundo que han construido las descendientes de las “Siete Evas”

3 comentarios:

  1. Creo que la estrategia que has seguido es un acierto. De hecho, me sorprendió mucho en su momento que publicara las dos historias conjuntamente y no sacara dos libros. La primera parte es bastante autoconclusiva
    La segunda parte luciría más si fuese un poco más extensa.
    Para cuando acabes: http://dreamsofelvex.blogspot.com/2015/04/seveneves-neal-stephenson.html

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con el comentario. La segunda parte es continuación -en el sentido de que pasa porque ha ocurrido la primera- pero se trata de otra narración. Y también creo que le corresponde reseña aparte.

    Alb

    ResponderEliminar
  3. dreamsofelvex, Albe, siempre es un placer teneros por aqu´`i. Se me ha olvidado meter alguna coña sobre el Python. En varias ocasiones un personaje hace un programa en Python en 5 minutos para facilitar aquello en que estén liados. Tengo que pedirle a mi empresa un curso, parece el idioma del futuro.

    ResponderEliminar