Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

lunes, 2 de enero de 2017

“La resaca” de Robert Louis Stevenson


La historia de tres perdedores en los mares del sur, sumidos en la mas completa indigencia, tres personas que han tocado fondo, que, de repente reciben la oportunidad de convertirse en la tripulación de un mercante con un cargamento de champán, diezmado por la viruela. A pesar de que dos de los tres carecen por completo de conocimientos marítimos, no dudan en embarcarse, con el objetivo de revender por su cuenta el cargamento y rehacer sus vidas.

“La resaca” es una novela de la que jamás había oído hablar, que he encontrado casualmente por internet. Jamás la he visto en una librería y su descubrimiento ha sido para mí una grata sorpresa. Investigando en la wikipedia, he descubierto que fue su última novela publicada, de ahí quizá lo abrupto del final.

Tiene dos puntos que pueden hacer difícil su lectura: primero, la mayor parte de la narración transcurre desde el punto de vista de un personaje que se odia y se desprecia a sí mismo y no para de fantasear con el suicidio; segundo la carga religiosa, siempre presente en Stevenson, está mas presente que nunca. Si el lector no tiene problemas en sortear esos dos escollos, se encontrará que, salvo por el final, tiene entre sus manos una pequeña obra maestra. Y lo de pequeño va por su escasa longitud.

 Todas las virtudes de Stevenson están presentes, un acertado retrato psicológico de los protagonistas, un sentido del ritmo impecable, unas descripciones fabulosamente evocadoras, sembradas de imágenes poéticas, una creación de atmósferas impresionante... En la sencilla descripción de Stevenson de un barco adentrándose en una laguna, hay mas sense of wonder que en todas las space opera que haya consumido en los últimos años. Es una novela de no parar de leer hasta que se acabe y consigue ser tan adictiva a pesar de que la edición digital que ha caído en mis manos y que no se corresponde con la imagen que decora este post está plagada de erratas e incorrecciones, muchas de las cuales parecen fruto de la traducción. Como muestra: repetidas veces se habla de la “cúpula de verdura”, cuando se está hablando del techo del bosque de palmeras. Una posible alternativa habría sido “cúpula de verdor” que no me acaba de gustar pero no trae a la imaginación tejados de lechugas, coles y alcachofas.

Compone además un personaje tan atractivo como repelente Attwater , que se comporta casi como la encarnación del dios del antiguo testamento, imponiendo su justicia arbitrariamente. Por desgracia, el último capítulo, y el final del penúltimo, resultan un poco decepcionantes, después de un clímax mas que logrado. Si no fuera por ellos, creo que la resaca sería tan famosa como “La isla del tesoro” o “El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario