Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

domingo, 26 de agosto de 2012

Guy Gavriel Kay desaparece de las estanterias españolas



Esto no es una noticia. Yo lo llamaría una predicción, pero lo correcto es llamarlo especulación. Y mi especulación es que Guy Gavriel Kay va a seguir el mismo camino que emprendieron Robert Charles Wilson y Charles Stross.

Espero equivocarme con Stross, pero el cierre de NGC Ficción y su ausencia en los planes conocidos de Alamut no auguran nada medio.

Estos dos autores tenían en común haber sido descubiertos por "La Factoría de ideas", sello que tiene una estricta política de exclusividad con sus autores. Jamás publican nada de un autor de otra editorial, (aunque lleven mas de diez años sin publicarle nada), y como alguno de sus autores publique algún libro fuera de su editorial, jamás volverá a publicar nada suyo.

A ver, "La Factoría de ideas" está en su perfecto derecho al hacerlo, a fin de cuenta es su editorial y publican lo que ellos deciden, aunque no siento la menor simpatía por esta política. A fin de cuentas, soy un lector, y estas políticas significan la imposibilidad de que aparezca más de un libro al año de un autor que me guste, lo que, aunque bueno para mi bolsillo no lo es para mis adicciones, y en la práctica la desaparición de autores de las estanterías. Y un sentido de propiedad de la obra de otros que no me gusta lo mas mínimo.

El extinto sello "Omicrón", se atrevió a publicar "Spin", una estupenda novela de Robert Charles Wilson, que es lo último que hemos visto de ese autor en España. Y poco después "Omicrón" cerró. Bueno, seguro que sus continuaciones me habrían decepcionado.

Poco antes de que dejase de contestar a los comentarios en el foro de novedades de "La Factoría de ideas", se comentó que ante la publicación de "Accelerando" y "La casa de cristal" por otras editoriales, a partir de ahora que le publicaran ellas.

Ahora leo que en septiembre, RBA inaugura una nueva colección de literatura fantástica, con tres novedades que incluirá "Los caballos celestiales", de Guy Gavriel Kay. En principio debería ser una buena noticia, una nueva colección de literatura fantástica siempre significa más variedad. Pero me temo que la nueva colección durará más o menos un año. Ojalá me equivoque, pero vivimos tiempos de crisis, y es lo que duran mas o menos las colecciones nuevas. Y una vez cerrada podremos dar por muerto a Guy Gavriel Kay en la península ibérica.

En este caso, no se le podrá negar su parte de razón a la factoría. Kay era un autor muy olvidado en España cuando ésta lo rescató, y por lo que leí conseguir los derechos no fue fácil, implicó una larga temporada de hacerle la pelota, y la promesa de sacarle de los estantes del guetto de la literatura fantástica. Y una vez cumplidos los requisitos, ¿como es que de repente aparece una obra suya por otra parte?

En fin, recuerdo con nostalgia los tiempos de mi niñez, cuando te encontrabas libros de Asimov, Clarke y Pohl en colecciones de todo tipo de editoriales.

Lo siento por "The Last Light of the Sun", como acérrimo de Uhtred of Bebbanburg tenía curiosidad de ver lo que hacia Kay con los vikingos y un trasunto de Alfredo el Grande.

2 comentarios:

  1. Es un razonamiento un poco supersticioso, ¿no?

    Bueno, espero poder pasar por aquí dentro de un año y brindar cibernéticamente para celebrar tu error ;-) Que conste que no soy imparcial y que colaboro un poco con la colección.

    Esta semana, por cierto, he terminado Under Heaven (el Los Caballos Celestiales de Guy Gavriel Kay) y es un libro que puede atraer perfectamente a gente de fuera de las estanterías del género (como otros del autor, vaya).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que tengas razón y que me haya equivocado. A fín de cuentas este tipo de post pueden considerarse como una especie de exorcismo para conjurar mis temores. A ver si me pongo con el Kay, me leí, hace años "El tapiz de Fionavar", por el tema de los elementos artúricos, y me gustó bastante, aunque no en exceso, pero lleva mucho tiempo metido el club de los "autores que me compro compulsivamente porque me gusta la pinta que tiene su obra y no quiero que cuando por fin encuentre el hueco para leerlos sus libros hayan desaparecido"

      Eliminar