Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

lunes, 1 de enero de 2018

¡Que bueno eres, Ginger Baker!


Tienen todo el derecho del mundo de decirme: “zapatero a tus zapatos”. Nunca he hablado de música en este blog y no soy ningún experto. No es un tema que domine. Aún así, no puede resistirme a comentarlo. Los guitarristas siempre han sido mis músicos preferidos. Ando escuchándome la discografía de Cream, grupo al que, me disculpo por mi incultura, llegué a través de Eric Clapton que es uno de mis guitarristas favoritos. Al contrario que la guitarra, la batería y la percusión, en general, siempre han sido los instrumentos que menos me llaman la atención. El caso es que, escuchando a Cream, noto que Clapton es buenísimo, eso ya lo sabía, pero lo que me ha sorprendido es que el batería (Ginger Baker me informa la Wikipedia) debe ser la hostia, porque hasta a mí, que en alguna ocasión el sonido de la batería ha llegado a molestarme, flipo con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario