Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

jueves, 7 de abril de 2011

"Centauros" de Alberto Vázquez Figueroa




No he leído apenas a Alberto Vázquez Figueroa, pero durante toda mi vida he visto sus libros expuestos en las librerías. Ha sido lo mas parecido a un escritor de best-sellers que tenía nuestro país, y además, la mayor parte de su producción parecían novelas de aventuras o intrigas. Eso si, era unánimemente despreciado por la crítica, a la que ignoraba. Además parece un hombre que ha viajado mucho y sabe de lo que habla, y permanece siempre comprometido con los mas desfavorecidos y las poblaciones indígenas.



Esta novela cuenta la vida de Alonso de Ojeda, uno de los primeros conquistadores de las Américas, descubridor de Venezuela y mentor de Pizarro, Cortés y Ponce de León, entre otros. La impresión que se nos da, es que era un hombre muy valiente, con muy buenas intenciones y muy mala suerte, y la verdad sea dicha, bastante mal organizador. La narración se alterna con fragmentos de sus memorias, que no se si son reales o artificio literario. Resulta amena, los acontecimientos suceden muy rápidamente, los diálogos son abundantes y fluidos, tiene sus momentos de humor, y los personajes resultan bastante humanos, señal de que el autor entiende bien a la gente.



Por desgracia, los diálogos son demasiado sentenciosos y poco creíbles, los hechos en ocasiones se amontonan unos sobre otros y cuentas circunstancias de personajes tan tangenciales que son irrelevantes y se narran todos en el mismo estilo. El mismo detalle y número de página se pone en la descripción de una cena en una taberna que en una matanza en el interior de la jungla que marcará para siempre la vida del protagonista.



Quizá no tenía en mente escribir una novela, pero intencionadamente o no, este libro es mas un reportaje o una biografía aséptica que una novela, una mera enumeración de hechos históricos contados sin emoción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario