Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

viernes, 30 de enero de 2015

“Nómadas” de Robert C. Wilson



Nómadas es la historia de tres hermanos, Karen, Laura y Tim, nacidos con el poder de viajar entre universos paralelos. Oprimidos y maltratados por su padre, que consideraba que su don era terriblemente peligroso, Tim acabó separándose de la familia y Karen dejó de practicarlo y se obsesionó con llevar una vida normal. Cuando el hijo de Karen, Michael, empieza a demostrar poseer los mismos poderes y a sufrir la persecución de un misterioso “hombre gris” que ya les acechó durante su infancia, Karen y Laura se embarcan en una búsqueda para descubrir el origen de sus poderes que se remonta a su mismo nacimiento.

El punto fuerte de Wilson siempre han sido los personajes, aunque a veces estén cortados por el patrón de los tópicos de las películas para televisión. Esta novela no es una excepción, el padre dominante y maltratador cuya sombra siempre está presente sobre sus hijos, el ama de casa de mediana edad, con hijo adolescente, que intenta recomponer su vida después de que su marido la abandone por una mujer mas joven… Hay mucho de tópico en ello. Afortunadamente, Robert C. Wilson consigue elevarse sobre estos clichés y otorgar a sus criaturas suficiente personalidad como para que el lector simpatice con ellos y se involucre en sus penurias. Por el contrario, el personaje de Laura, hija rebelde y antigua hippy no parece encajar en ningún molde, y a través de él autor se permite una breve desmitificación de los años sesenta, no exenta de nostalgia.

Las cosas son distintas con los malos de la película. La historia de la familia White a menudo es interrumpida por breves capítulos que transcurren en el mundo de los villanos. Dichos capítulos no son muy largos y nos permiten comprender mejor lo que traman, además de describirnos su mundo. Considero que son un error. Wilson ha cometido la equivocación de tomar por tonto al lector y considerar que debe explicárselo todo. Con ello gana en claridad, pero pierde en intriga. Es bien sabido que nada aterra más que lo desconocido. La historia hubiera sido mucho más impactante si el lector hubiera desconocido de antemano las intenciones de los villanos, y las hubiera descubierto al mismo tiempo que los protagonistas.

Al final, lo único que ganamos es la descripción de un mundo paralelo y esa misma descripción entorpece los acontecimientos de esos interludios. Creo que Wilson estaba demasiado enamorado de ese universo que había creado en su cabeza, y no pudo resistir la tentación de compartirlo con sus lectores, un mal muy común entre los escritores de literatura fantástica y de ciencia ficción en particular, a fin de cuentas, probablemente fue ese mal el que les llevó a escribir.

¿Qué como es ese mundo? Ultra religioso. He leído comentarios que lo emparientan con el de “Mysterium”. No estoy seguro, a mi me parecen universos diferentes y el tema de los fanatismos religiosos es otra constante de Wilson. Hay referencias que parecen chistes personales o pistas que indican las divergencias temporales pero que no he tenido fuerzas para intentar seguir.

La novela se lee muy bien. Está escrita con la solvencia y la habilidad narrativa que cabe esperar de Robert Charles Wilson. Es emocionante y tiene un buen sentido del ritmo. La conclusión resulta un tanto precipitada, y no muy original, en el fondo recuerda, entre otras cosas, a los tebeos de súper-héroes y a los animés: “¡Usa la fuerza, Luke!”, me dieron ganas de exclamar No se puede decir que sea muy original, pero está bien hilada, igual que las reflexiones sobre la maternidad, la adolescencia, el paso de la culpa a través de las generaciones, la imaginación o la realización personal, y no es poco mérito suscitar tantas reflexiones en tan pocas páginas.

No es una gran novela, pero es una buena novela, que merece la pena leer. Mejor que “Mysterium”, peor que “Testigos de las estrellas” y claro, peor que “Spin”, pero es que hay obras difícilmente superables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario