Buscar este blog

No creo en la crítica objetiva. Sólo conozco una o dos personas a las que le interesan mis opiniones. y a veces creo que lo hacen por cortesia.

domingo, 16 de mayo de 2010

Despedidas 2: El fin del tiempo 2



Durante la semana que ha discurrido entre el 10 y el 16 de Mayo del 2010, he terminado mi relación con varias series de televisión, algunas de las cuales llevaban varios años en mi vida. Parece una buena ocasión para inaugurar una sección televisiva.


Esta serie fue una tremenda sorpresa para mí. Nunca había visto nada de lo que se emitió por la autonómicas de la serie original del doctor. El proyecto no me despertó el menor interés cuando lo leí por internet. No hice el menor esfuerzo por verla, pero un día me la encontré haciendo zapping y el resto es historia.

El doctor es ante todo diversión, imaginación, intriga, sentido del ritmo y sentido del humor. Es una serie hecha para que los seguidores se lo pasen bien, y en la que da la sensación de que los que la hacen también se lo pasan bien. Si Christopher Eccleston hacía un trabajo fantástico, la llegada de David Tennant fue toda una revolución, naturalidad, ironía, verborrea, Alons,....Christopher Eccleston hacía muy bien del doctor pero David Tennant es el doctor.

Para los que puedan no saberlo, la serie cuenta las andanzas del Doctor, el último de los Señores del Tiempo, una raza de alienigenas viajera del tiempo y guardiana de la continuidad temporal, cuasi-inmortales (pueden regenerarse hasta 12 veces creo) la estabilidad de la realidad y esas cosas. El doctor es el turista definitivo, viaja por el tiempo y las galaxias, extasiándose ante sus maravillas, acompañado por uno o varios humanos, entre los cuales suele haber una mujer habitualmente de buen ver (tonto no es), deshaciendo entuertos, salvando civilizaciones, protegiendo la tierra de innumerables invasiones..., sin armas, sin poderes, solo un destornillador sónico y una sapiencia aparentemente total sobre todo.

La serie tiene algunos defectos, por supuesto, hay al menos un capítulo malo en cada temporada, el tono es a veces excesivamente infantil, se abusa mucho de los condensadores de flufo, y se farcia del carorcias que no veas, la soluciones son improvisadas, absurdas, ....!PERO MOLAN!. Los efectos especiales han ido evolucionando y ahora tiene unas infografías bastante chulas, que contrastan mucho con la cutrez de los decorados y el maquillaje, que a vece sospecho que está buscada a posta: Si no fuera cutre, no parecería el Doctor Who.

Esta étapa de la serie ha estado presidida por Russell T Davies, productor y guionista de gran parte de los capítulos, en los que ha ejemplificado las virtudes y defectos comentados. Capaz de introducir sorprendentes puntos amargos en la historia, y de dejar en múltiples ocasiones al Doctor en situaciones en las que no está preparado, o aparentemente se ha quedado sin trucos, Davies se especializa en argumentos desarrollados ya sea en 12 capitulos o en 50 minutos, en que pequeñas gotas de información dejadas caer aparentemente al azar, de repente encajan y convergen en el climax final. Ahora bien, ese encaje es peculiar, incluso puede ser muy traído por los pelos, aunque su dominio de la intriga y el tempo dramático sea impecable.

Productor y actor se despiden de la serie en 4 especiales que la convierten en la mas larga temporada hasta la fecha, en este apocalíptico "End of Time", en el que ocurre absolutamente de todo. Veremos que tal les reemplazan Steven Moffat y Matt Smith, y esperemos verlo pronto, porque no han pasado 5 días y ya hecho de menos esta serie.

¿Que puedo decir? La mejor serie de ciencia ficción y fantasía que se rueda en la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario